Bariloche después de las cenizas

Aquella nube de polvo gris que le cambió la cara a una de las ciudades más bellas del sur argentino ya es historia y cielo y tierra quedaron libres de contaminación.
Cuando la pluma de cenizas dejó sobre las calles y techos de San Carlos de Bariloche el material surgido del volcán chileno del cordón Caulle, todo parecía ponerse oscuro. Cada vez que los vientos de la región soplaban del oeste o el suroeste, llevaban un fino polvo ceniciento, arena y piedra pómez que se depositaban sobre la superficie; el impacto era enorme. Pero la población reaccionó, se capacitó con técnicos especializados y puso manos a la obra para encontrar una salida.

Según nos contaron, fue emocionante ver como los mismos vecinos, armados de escobillón, pala y carretilla, despejaban constantemente casas y calles para evitar la acumulación de cenizas.

Al tiempo, pudieron realizarse estudios de agua y medio ambiente para comprobar que las partículas suspendidas en el aire y agua no eran peligrosas para la salud. También la naturaleza se encargó de realizar una limpieza adicional, ya que las lluvias y los vientos colaboraron para eliminar totalmente ese material.
  • Arena y piedra pómez

    Arena y piedra pómez

  • Beneficiosos para la vegetación

    Beneficiosos para la vegetación

  • Los encantos naturales de la cordillera patagónica

    Los encantos naturales de la cordillera patagónica

  • Huellas de la erupción

    Huellas de la erupción

Una vez más surgió la idea de que la naturaleza es sabia y constantemente nos sorprende con sus enseñanzas. Ese fenómeno que ocurre durante los procesos de actividad volcánica no es la excepción sino algo normal, que en su corta vida el hombre no llega a ver de forma habitual.

Hoy la ciudad luce como siempre y la exitosa temporada invernal de esquí demostró la recuperación. La comunicación fue necesaria para desterrar conceptos inexactos y se realizaron eventos que contaron con el apoyo del gobierno central para demostrar el gran cambio logrado.

Charlamos con un guardaparque, que nos dio una idea más exacta de lo que sucede en el extenso parque nacional Nahuel Huapi. En algunos sectores apartados del parque se pide cautela, porque puede haber restos que aún no han decantado; solo hay que evaluar las molestias oculares o respiratorias como si volara tierra en el ambiente.


Por uno que se pierde, diez aparecen

Se determinó que la acción volcánica es tan natural como las inundaciones o las sequías y debemos saber cómo hacerle frente y aceptar que no es algo catastrófico. De hecho, el parque nacional nunca fue cerrado y el comportamiento de los bosques hace suponer que los elementos que conforman la ceniza son beneficiosos para la vegetación.

Confirmamos lo dicho con palabras del investigador del CONICET e integrante del grupo de estudios ambientales de la Universidad Nacional del Comahue Gustavo Villarosa. Afirma que: “El principal problema de la actividad volcánica es el desconocimiento del fenómeno natural, que no es excepcional sino normal dentro de los procesos geológicos de la región”.

Conclusión: informándonos a tiempo, podemos seguir admirando los encantos naturales de la cordillera patagónica y en especial de la encantadora ciudad de Bariloche. Y se hizo la luz.
Leer paseo completo... Mónica Pons / Eduardo Epifanio

Welcome Argentina - ¿Qué hacer en San Carlos de Bariloche?

© 2003-2021 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723