Las famosas 1000 Millas Sport

Es la carrera que congrega los mejores autos sport históricos del mundo, que circulan por los caminos de la región. Es observada por muchos fanáticos en todo su trayecto.
La Mille Miglia de Italia, la famosa competencia que congrega a los más prestigiosos automovilistas del mundo, es el principal referente de las 1000 Millas Sport, que tiene por escenario los alrededores de San Carlos de Bariloche.

Competidores y público disfrutan de esos fantásticos autos que parecen quedados en el tiempo. A simple vista las diferencias con los autos actuales son abismales; algunos exhiben ampulosos motores cuyo capó se abre lateralmente mediante bisagras. También, volantes y tableros de madera, ruedas poco más anchas que las de una bicicleta de montaña, incluso con rayos metálicos. Pero a la hora de escuchar sus motores, éstos resuenan con fuerza y dinamismo propios.

Es una carrera excepcional con una excelente organización que inicia y finaliza cada una de sus tres etapas en los jardines del hermoso hotel Llao Llao. Los caminos de la región son el escenario por el que transitan esas máquinas siguiendo las reglas del tránsito sin que la circulación vehicular sea interrumpida.
  • Los zigzagueos de la clásica ruta ondulada

    Los zigzagueos de la clásica ruta ondulada

  • Entre cerros y hondonadas

    Entre cerros y hondonadas

  • Fiesta de máquinas antiguas

    Fiesta de máquinas antiguas

  • Caballerosidad y amistad

    Caballerosidad y amistad

  • En el Centro Cívico de Bariloche

    En el Centro Cívico de Bariloche

  • Los mejores autos sport históricos del mundo

    Los mejores autos sport históricos del mundo

Detrás de cada curva del camino estábamos nosotros con nuestra cámara fotográfica intentando congelar ese segundo en que una Bugatti de 1926, un Alfa Romeo GT o una Maserati pasara delante de nuestros ojos y nuestros oídos. Las líneas elegantes en esos autos sport se sumaban a la perfección de la conducción de los pilotos y acompañantes.

Los zigzagueos de la clásica ruta ondulada y la doble linea amarilla comandaron la mayor parte de las acciones entre cerros y hondonadas. La naturaleza esperó a los competidores con su mejor traje de primavera junto al color amarillo de las retamas y el azul de los lupinos.

“¿Se consiguen repuestos para motores años 1921 o 1935?”, “¿Corren siempre con el mismo auto?”, fueron las clásicas preguntas de los curiosos que se acercaban a las máquinas en los puestos cerrados de la competencia.

Los competidores fueron los encargados de responder a esas inquietudes y comentaron que entre actuaciones los motores se desarman y arman en forma total. Algunos repuestos suelen conseguirse en EE.UU. y Europa, y el resto se resuelve con tornado y fresado respetando a los originales. Existe una verdadera camaradería entre los competidores y el centro de sus charlas siempre es acerca de sus “juguetes” y la mecánica.

Fuimos entendiendo que esos autos deben ser homologados por la FIVA (Fédération Internationale des Véhicules Anciens); que algunos pertenecen a escuderías y que algunos gentleman drivers comparten el mantenimiento, los traslados y la mecánica, demostrando que la amistad está por encima de los éxitos deportivos.

Aprendimos que los que llegan primero no siempre son los ganadores, ya que existe un handicap y habilidades que exigen pericia. Por ejemplo, en las pasadas la exigencia es realizar un determinado tiempo entre gomas fijadas en el piso con una distancia de unos 100 metros; hay quienes las pisan con exactitud de centésimas de segundo y quienes no las aciertan.

Muchos de los autos no tenían techo o capota para aguantar las copiosas lluvias que acompañaron parte de la competencia. Así, los participantes acudieron a su ingenio y buena onda luciendo gorros, pasamontañas y cascos en muchos casos asimilados al año de su auto.

Caballerosidad al instante

No faltó quien le tendiera una mano a otro participante ante un inconveniente mecánico en las solitarias rutas patagónicas. También las mujeres estuvieron presentes en la competencia, ya fuera como copilotos o como conductoras, incluso sin acompañante.

Elementos de última generación como cámaras Go Pro, GPS, celulares, iPhone viajan junto a los pilotos para demostrar que lo antiguo y lo nuevo pueden confraternizar.

"Volver a Bariloche ha sido especial. Fue muy lindo disfrutar de los paisajes, de las pruebas, de todo...” “Parece fácil pero no lo es y más teniendo a grandes pilotos como Giordano Mozzi, campeón de la Mille Miglia 2011, Daniel Erejomovich y los Acevedo, que son merecidos campeones argentinos.” Sentidas palabras de un tricampeón: Juan Tonconogy junto a su copiloto Guillermo Berisso, que ya habían corrido juntos con éxito en Italia.

Despedimos esa fiesta de máquinas antiguas que aún hacen rugir sus motores y brindan a la ciudad de Bariloche un motivo más para disfrutar del magnífico territorio aledaño hacia fines del mes de noviembre.

Club de Automóviles Sport
Domicilio: Simon de Iriondo 820 – Victoria – Provincia Buenos Aires
Email: info@1000millas.com
Leer paseo completo... Mónica Pons / Eduardo Epifanio

Welcome Argentina - ¿Qué hacer en San Carlos de Bariloche?

© 2003-2020 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723