Trekking al Valle de los Perdidos

Otra de las opciones que se pueden aprovechar desde el refugio Neumeyer: un interesante trekking hasta el Valle de los Perdidos.
El refugio Neumeyer ofrece como pocos la posibilidad de realizar múltiples recorridos por las alturas de Bariloche. A tan solo 20 kilómetros de la ciudad por la ruta 258, nos acercamos a él en automóvil, pero son varias las agencias que brindan el servicio de traslado.

El Valle del Challhuaco, donde se encuentra el refugio, es ideal para aventurarse y salir a conocer la naturaleza que prospera en la montaña. Dispuestos a recorrer y disfrutar, ajustamos nuestras botas y estábamos listos.

Para realizar el recorrido al Valle de los Perdidos existen dos opciones: quien lo prefiera puede contratar los servicios de un guía que, además de acompañar durante el recorrido, ofrece mucha información sobre el entorno y los lugares que se van visitando; quien prefiera hacer el recorrido solo puede hacerlo, pero es preferible primero solicitar en el refugio un folleto que ayuda a conocer un poco mejor los paisajes que se atraviesan.
  • Está bien señalizado

    Está bien señalizado

  • El Valle del Challhuaco

    El Valle del Challhuaco

Nosotros queríamos caminar solos. El sendero, nos dijeron, está bien señalizado. Partimos para la aventura. El sistema es simple: hay que ir siguiendo los paneles azules que están dispuestos a lo largo del recorrido. Pronto descubrimos que podíamos avanzar sin problemas, el sendero es fácil y no tiene mucho desnivel.

La zona por la que estábamos transitando forma parte de la reserva nacional Nahuel Huapi, por lo que es importante tomar ciertas medidas para protegerla. No se debe salir del sendero trazado ni cortar ninguna de las especies vegetales. También debemos recordar que no se puede arrojar residuos en el bosque, por lo que todo debe ser trasladado de nuevo hasta el refugio.

El camino ofrecía una gran variedad de paisajes y pronto nos encontramos caminando entre troncos y esquivando raíces. Los arbustos formaban un sotobosque denso. En el silencio podíamos escuchar el sonido de nuestros propios pasos, que resonaban sobre el ruido de algún arroyo y el canto de los pájaros.

Después de caminar un rato entre plantas y sombras, de pronto el bosque se empezó a abrir. Habíamos alcanzado el Valle de los Perdidos, donde encontramos un mirador desde el cual tuvimos una vista completa del valle, las montañas y todos los colores que los componen.

El Valle de los Perdidos recibe su nombre de una antigua anécdota que ocurrió aquí hace mucho tiempo. Se dice que en el tiempo de los primeros pobladores, una familia pionera se adentró en la zona y se perdió por estas laderas.

Descansamos un poco ahora que habíamos alcanzado nuestro objetivo y sin que nos diéramos cuenta, ya era hora de emprender el camino de vuelta. Sabíamos que nos esperaba una rica merienda, ideal para recuperar las fuerzas después de nuestro paseo. Queríamos saber qué más tenía para ofrecernos el refugio.

Marcos Rodríguez / Marcelo Sola

Datos Útiles

Tipo de tour: Trekking

Ubicación


Welcome Argentina - ¿Qué hacer en San Carlos de Bariloche?

© 2003-2018 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723