El Tren del Fin del Mundo

Es para muchos uno de los paseos más emblemáticos que tiene la ciudad de Ushuaia. Basta con subirnos al vagón de un tren para viajar en el tiempo hacia un pasado especial. Presos, presidio y mucho, mucho frío.
Hoy son otras las locomotoras y los vagones, pero el recorrido se mantiene intacto y nos permite vivir una experiencia única. El trayecto era el que realizaban los convictos del presidio para cumplir con su rutina diaria en los bosques que rodeaban el pueblo austral. Tenían que buscar leña porque si no morían de frío, y el tren fue la solución.

Hoy, a diferencia de aquellos tiempos, la estación del tren que se ubica a tan solo ocho kilómetros de la ciudad de Ushuaia, dentro del Parque Nacional Tierra del Fuego, desborda de turistas de todas las nacionalidades.

En el hall central hay música de época. Ni bien sonó el silbato, comenzamos a abordar el tren. A las 9:30 en el andén se encontraba la Camila, una de las locomotoras a vapor que encabezan el recorrido del tren más austral del mundo.
  • Viajar en el tiempo

    Viajar en el tiempo

  • Desborda de turistas de todas las nacionalidades

    Desborda de turistas de todas las nacionalidades

  • El recorrido se mantiene intacto

    El recorrido se mantiene intacto

  • Bellísimas locomotoras a vapor

    Bellísimas locomotoras a vapor

  • Atractiva y cálida estación

    Atractiva y cálida estación

  • Una experiencia única

    Una experiencia única

Luego de cuarenta años de abandono, en 1994 el tren del fin del mundo retomó su antiguo recorrido. La guía que nos acompañaba comenzó a contarnos parte de la historia del tren, del presidio y de las actividades que eran rutina por entonces, más de cien años atrás.

La rutina en el fin del mundo

“Los días no cambian, es como que el tiempo se detuvo. Siempre lo mismo: del presidio al campamento en el bosque y después de hachar todo el día, de nuevo al presidio, por el mismo tren”, quedó escrito por un preso en uno de los cuadernos que hoy se exhiben.

Fueron noventa los penados que llegaron a Ushuaia desde el año 1883, cuando el presidente Roca promulgó la ley que autorizaba el asentamiento del presidio en Tierra del Fuego, hasta 1909, cuando se tendieron los ramales del tren.

El pequeño tren era fundamental para construir el presidio y para asegurar la leña para calefaccionarse y cocinar, por lo que estuvieron cortando leña desde asesinos seriales, como el famoso Petiso Orejudo, hasta presos políticos como Ricardo Rojas. El ramal se extendía por la ladera del monte Susana y por el centro del valle del río Pipo, curso de agua que recibió el nombre de un preso que se escapó del presidio.

Volviendo al presente, avanzábamos por el cañadón del Toro, bordeando el río hasta cruzarlo por un puente desde el que se ve el viejo cruce que usaban los presos.

Casi sin darnos cuenta, llegamos a la estación de Cascada la Macarena, donde paramos para admirar la belleza que hoy preserva el parque nacional Tierra del Fuego. Según nos comentaron, esta fue siempre una parada, para recargar el agua de las locomotoras.

El silbato sonó nuevamente y volvimos al tren para continuar el viaje. Antes de entrar al bosque, pasamos por el cementerio de árboles. Allí nuestra guía explicó que los tocones (parte del tronco que queda unido a la raíz) más altos son de los árboles que los prisioneros cortaban en invierno.

Ya estábamos cerca de la Estación del Parque, el punto final del paseo y principio de miles de historias que se cruzan por cada uno de los que hicimos esta fascinante excursión.


El Tren del Fin del Mundo ofrece tres tipos de servicios:
En el servicio especial se viaja con un exclusivo coche diferencial para brindar confort a ocho pasajeros con kitchenette y toilette privado. Mesas con mantelería y flores naturales. Los pasajeros podrán disfrutar de una variedad de bocadillos dulces y salados con bebidas, atendidos por una cordial ferromoza. Entre las bebidas se incluye: champaña, whisky, vinos, cervezas y bebidas sin alcohol. Incluye asimismo un exclusivo souvenir del Tren del Fin del Mundo. Embarque diferencial.
La clase premium permite a los pasajeros viajar en cómodos coches panorámicos con asientos individuales y mesas decoradas con mantelería y flores naturales. Durante el recorrido podrán degustar los sabores de la Patagonia: sándwich gourmet de centolla o pollo; un alfajor de dulce de Calafate, un mantecado o madalena y un chocolate. También podrán optar por una bebida fría o caliente: una botella de champaña Chandon 187 o vino tinto o blanco, o cerveza artesanal, gaseosa, agua, café, té o chocolate. Incluye asimismo un souvenir exclusivo del Tren del Fin del Mundo. El embarque diferencial completa la experiencia de un recorrido inolvidable.
La primera clase permite a los pasajeros viajar en cómodos coches panorámicos, con asientos individuales y mesas con mantel, decoradas con flores naturales. Durante el recorrido se pueden degustar sándwiches de jamón y queso en pequeños panes artesanales, un alfajor de mousse, un mantecado o madalena y un chocolate. Entre las bebidas se puede optar por frías o calientes: vino tinto o blanco, o cerveza artesanal, gaseosa, agua, café, té o chocolate. Incluye además un souvenir exclusivo del Tren del Fin del Mundo y embarque diferencial.
Además, el Tren del Fin del Mundo cuenta con una cafetería donde se puede almorzar cazuelas y sándwiches de centolla, de pollo y de salmón.
Leer paseo completo...Karina Jozami / Jorge González

Datos Útiles

Duración: 1 hora.

Horario: Salidas 9:30 y 15. El tren opera los 365 días del año, ajustando horarios y salidas a la época del año.

Tipo de tour: Contemplativo

Cómo llegar: Hay que salir por la ruta 3 hasta el km3042, a 8km hacia el oeste de la ciudad.

Para tener en cuenta: Para apreciar más el paseo y conocer mejor la historia, antes del tren es conveniente visitar el Museo del Presidio. Asesórese en las boleterías sobre los distintos senderos que puede recorrer partiendo desde la estación del Parque, al finalizar el recorrido del Tren.

Ubicación


Welcome Argentina - Paseos en Ushuaia

© 2003-2016 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723