Navegando por el lago Huechulafquen

En el parque nacional una excursión lacustre ofrece una de las mejores vistas del volcán Lanín y permite que disfrutemos en contacto directo con la naturaleza.
Entusiasmados por realizar una excursión lacustre en los lagos Huechulafquen y Epulafquen, nos trasladamos hasta Puerto Canoa, ubicado en el Parque Nacional Lanín.

Con muy buen tiempo, salimos en nuestro vehículo hacia Junín de los Andes por la ruta asfaltada y desde allí tomamos un camino de ripio y zigzagueamos al compás del río Chimehuin. En medio de la amplitud del paisaje de la estepa, apareció un extremo del lago Huechulafquen y partir de ese momento lo bordeamos e ingresamos al bosque andino patagónico.

Al llegar a Puerto Canoa, el moderno catamarán José Julián ya estaba dispuesto para la partida. Compramos nuestros boletos y el capitán y el guía nos invitaron a subir a bordo.
  • Por el lago Huechulafquen

    Por el lago Huechulafquen

  • Las mejores vistas del volcán Lanín

    Las mejores vistas del volcán Lanín

  • Puerto Canoa, Parque Nacional Lanín

    Puerto Canoa, Parque Nacional Lanín

  • El Escorial

    El Escorial

  • El Lanín siempre presente

    El Lanín siempre presente

  • Admiren en silencio al imponente volcán

    Admiren en silencio al imponente volcán

  • Puerto Canoa

    Puerto Canoa


¡A zarpar!

Los motores se pusieron en marcha tan pronto nos instalamos en las cómodas butacas del interior de la nave. Sus enormes ventanales nos aseguraron una excelente vista durante la navegación.

Ansiosos, prestamos atención a la suave maniobra de salida con rumbo sur y el guía nos mostró los cerros: a la derecha, el Cantala y a la izquierda, Los Ángeles, enormes ante nuestros ojos con sus 2.000 metros de altura.


Imponente macizo andino

Pasar por delante del volcán Lanín con su cono coronado por un glaciar fue lo más impactante. Sus 3.776 metros de altura, además de asombrar visualmente, son valorados por deportistas locales y extranjeros que realizan actividades de andinismo y trekking: prueban sus fuerzas en la proeza de hacer cumbre o escalar sus paredes más difíciles.

Más adelante, las paredes montañosas caían en forma abrupta sobre la superficie del agua y en algunos sectores el bosque verde mostraba sus distintos estratos. El guía nos marcó las lengas, coihues, ñires, notros y raulíes, y nuestro paso por la Isla de los Chivos y la Bahía Azul. Atravesábamos la zona más lluviosa, poblada de exuberante vegetación y lugar elegido por los patos quetru, los cisnes de cuello negro y las gaviotas cocineras para anidar.

Casi sin que lo notáramos, el catamarán seguía avanzando. El clima nos permitió disfrutar de sus dos cubiertas exteriores y apreciamos la lenta maniobra de paso por la angostura que separa los lagos Huechulafquen y Epulafquen, cuya profundidad oscila entre 1,5 y 2 metros.

Mientras navegábamos por el Epulafquen (cuyo nombre en mapuche significa “dos lagos”), observamos su lecho, visible por la transparencia del agua. Nos invitaron con un delicioso café con chocolate regional antes de acceder al siguiente atractivo natural: el río de lava conocido como El Escorial.

Ya desde lejos nos impactó esa extensa área que muestra lava solidificada, producto de la erupción del volcán Achén Niyeu hace 500 años. Es de color oscuro debido al hierro y magnesio que predomina en su composición.


Un bosque enano

Allí, el José Julián detuvo su marcha y observamos algo curioso: la vegetación tipo bonsái compuesta de cipreses y coihues que no desarrollaron su porte habitual por efecto del calor.

“Quienes deseen volver, admiren en silencio al imponente volcán Lanín cuando pasemos a su lado y seguramente se les concederá”, nos aconsejó el guía durante el regreso a puerto.

Los colores intensos del atardecer de verano y un cielo despejado nos despidieron del lago Huechulafquen, “lago de la punta” en mapuche. Confiamos en que nuestro fuerte deseo de volver se haga realidad.
Leer paseo completo... Mónica Pons / Eduardo Epifanio

Datos Útiles

Dificultad: Baja

Duración: La navegación dura 90 minutos aproximadamente.

Horario: Fijo: 15 hs. En época de verano: 11, 13, 15, 17 y 18,30 horas, sujeto a demanda.

Cómo llegar: Desde San Martín de los Andes, se debe tomar la ruta nacional 40 con dirección norte. Después de Junín de los Andes, al dejar atrás la zona militar del regimiento de montaña, se dobla hacia la izquierda por la ruta provincial 61, de ripio.
Tras recorrer 22 kilómetros, se llega a la boca del lago Huechulafquen y luego son otros 31 kilómetros hasta la margen norte del lago, donde se halla Puerto Canoa y el catamarán José Julián.

Contacto

Catamarán José Julián
Av. San Martín 881 Loc.6, (8370) , San Martín de los Andes, Neuquén
Tel: +54 2972-428029
E-mailWeb

Ubicación


Welcome Argentina - ¿Qué hacer en San Martín de los Andes?

© 2003-2021 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723