Hornocal, sierra multicolor

No está en los circuitos habituales y para encontrarla hay que trepar por los caminos puneños. El premio es un espectáculo casi inabarcable.
Este relato de las Serranías del Hornocal empieza de atrás para adelante. Tal fue el impacto recibido.

Silencio, solo el viento se permitía andar de aquí para allá pero uno había quedado como petrificado ante lo que veía. Por delante todo era inmenso en extensión y en deslumbramiento.

Sentados, ya que la altura no nos permitía desperdiciar fuerzas, intentamos fijar la vista y enumerar los colores que estábamos viendo para anotarlos mentalmente. Esa geometría en V repetida indefinidamente, como en zig zag, como si la corriente eléctrica hubiera intervenido en ese dibujo caprichoso, tenía un magnetismo que hizo que no le sacáramos los ojos de encima. Nos sentimos insignificantes ante la naturaleza inmensa.

Nos pareció que existía un zanjón entre la sierra de colores y nosotros pero no sabemos si era real o simplemente parte del dibujo. No nos animamos a caminar por él.
  • Un espectáculo casi inabarcable

    Un espectáculo casi inabarcable

  • Esa geometría en V repetida indefinidamente

    Esa geometría en V repetida indefinidamente

  • Nos sentimos insignificantes

    Nos sentimos insignificantes

  • 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar

    4.000 metros de altura sobre el nivel del mar

  • ¿Cómo llegamos allí arriba?

    ¿Cómo llegamos allí arriba?

  • La Quebrada de Humahuaca

    La Quebrada de Humahuaca

El sol estaba bajando y luego de meditar un rato frente a la serranía, nos pareció prudente emprender la vuelta. Quizá los últimos rayos de luz de la tarde acentuaron los tonos de la piedra calcárea, pero los colores nos parecieron más fuertes aun que los que habíamos visto en la Quebrada.

El paraje en el que estábamos parados está a más de 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar y eso se siente, más aun si el viaje se realiza sin escalas. Abrigados, con el cuello de la campera bien alto y respirando fuerte, volvimos al auto casi sin hablar.

¿Cómo llegamos allí arriba? En auto y saliendo de la ciudad de Humahuaca. ¿Gracias a quién? A un lugareño que vio nuestro interés por conocer algo distinto, algo de lo que no está en planos y folletos.

Si bien es cerca, el camino para el Hornocal tiene sus vueltas, trepa constantemente y se entretiene entre campos vírgenes, agrestes, donde corren libres los guanacos. “Hay que tomar el camino de las antenas”, fue el consejo del buen amigo antes de salir. Ni de ida ni de vuelta encontramos a nadie por la ruta.

Conocimos las serranías del Hornocal y no tuvimos ocasión de agradecer a quien gentilmente nos aconsejara. Quizás él mismo ya sabía cual iba a ser nuestra respuesta cuando estuviéramos frente a este plegamiento increíble de la Quebrada de Humahuaca.


Mónica Pons / Eduardo Epifanio

Datos Útiles

Cómo llegar: Saliendo de la ciudad de Humahuaca, cruzar el río Grande por el puente cercano a la terminal de ómnibus. Se toma la ruta provincial 73 hacia Santa Ana y son unos 25 kilómetros hasta llegar al llano desde donde se divisa la serranía.

Para tener en cuenta: Se aconseja transitar despacio por el ripio y tener en cuenta que el ascenso es constante y se llega hasta los 4.200 metros de altura.Conviene hacer paradas intermedias para que el cuerpo se aclimate y evitar los mareos de la Puna.No hay servicios.

Ubicación


Welcome Argentina - ¿Qué hacer en Humahuaca?

© 2003-2019 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723