El espíritu de Caviahue

Esquiamos entre las milenarias araucarias del Centro de Esquí Caviahue. Disfrutamos la nieve polvo y recorrimos todas las pistas del complejo.

Nos despedimos de los guías de las motos de nieve y nos dispusimos a vivir el centro de esquí Caviahue en todo su esplendor. Un sol radiante salió entre las pocas nubes que se encontraban sobre el complejo, tornando todo más blanco y brillante. Contentos por este fenómeno, nos apuramos a adquirir nuestras tablas en la base del cerro.

Si hay algo que resaltar, es la calidad de los equipos de alquiler que posee este centro de esquí neuquino. Todos de última generación, modelos carving alpino y de fondo para todo tipo de esquiador. Eso sí, si no se posee ropa para nieve, se tiene que alquilar en la ciudad.

Otro aspecto importante de destacar es que gracias al buen mantenimiento de los medios de elevación, prácticamente no hay largas colas de espera. Esto permite que se pueda disfrutar la nieve casi al instante de llegar al cerro.
El centro de esquí Caviahue cuenta con seis medios de elevación: dos telesillas dobles, dos pomas, un poma escuela y un t-bar que pueden transportar una capacidad total de 4.200 esquiadores por hora.

  • Disfrutamos la nieve polvo

    Disfrutamos la nieve polvo

  • Un privilegio para los niños

    Un privilegio para los niños

  • Tiempo y lugar para aprender

    Tiempo y lugar para aprender

  • Entre las milenarias araucarias

    Entre las milenarias araucarias

  • Buen mantenimiento de los medios de elevación

    Buen mantenimiento de los medios de elevación

  • Caviahue en todo su esplendor

    Caviahue en todo su esplendor

Además, a precios muy razonables, se pueden tomar las primeras clases de esquí y snowboard con experimentados instructores que se encargan de mejorar la técnica.


Tiempo de nieve

Tomamos la telesilla pehuén hasta la confitería homónima y, sin dudarlo, continuamos por la pista “de los pumas” para subir por el t-bar hasta el punto más alto del complejo.
La buena calidad de la nieve polvo pisada, a lo largo y a lo ancho del complejo, nos aseguraba momentos de diversión y disfrute sin reparos en el tiempo.
¡Sensacioooonaaaal! Nos deslizamos por la ancha pista soleada y luego conectamos con la “de la vega” a una desenfrenada y vertiginosa velocidad. Enseguida, más tranquilos, continuamos descendiendo en travesía por la “conexión anfiteatro” para tomar la “ñirantal”.
Esquiadores y snowboarders acompañaban nuestro descenso dejando zigzagueantes huellas.
Llegamos a la base del cerro y sin perder un instante tomamos la telesilla “ñirantal”. Queríamos probar todas las pistas posibles, para poder realizar un relato completo.

Descendimos por la pista “del muro”, internándonos entre los pehuenes –araucarias araucanas– mientras disfrutamos los juegos de sombras y luces que hacían estos milenarios árboles con la nieve.
Pasado el mediodía nos fuimos a almorzar a la confitería Pehuén, ubicada en la sección intermedia del cerro. Allí, Natalia Bogado –la chef encargada de la cocina– nos tenía preparados unos deliciosos platos, que con placer nos dispusimos a degustar.

Con una decoración cálida, grandísimos ventanales con vistas panorámicas de todo el cerro, y la atención personalizada de los empleados, este refugio ofrece comidas rápidas, desayunos americanos, tortas artesanales, chocolates, tragos y vinos calientes para hacer un alto en la jornada y reponer energías.
Nosotros primero “atacamos” una sopa de espárragos que nos devolvió el calor al cuerpo, para luego desquitarnos con un guiso de lentejas completísimo y una omelette de queso, tomate y jamón: imperdible.

Terminamos de comer y nos dispusimos a caminar por el sector, observando el resto de los servicios que ofrece el centro de esquí.


Piruetas en el aire

A lo lejos, vimos cómo los riders del complejo exhibían sus habilidades, arrojándose con esquíes y tablas de snowboard por una filosa lengua de nieve. Nos fuimos acercando para observar con mayor detalle los saltos y giros que efectuaban en el aire.
Era increíble ver cómo los especialistas se arrojaban desde lo alto del cerro, dibujando figuras en la nieve honda. Realmente, un show inolvidable.
Comenzamos la segunda parte de la jornada de esquí, subiendo el t-bar, para descender nuevamente, pero esta vez por la pista “del búho”, un circuito difícil que se caracteriza por la cantidad de bumps que posee, unos tras otros.
Así continuamos el resto del día, subiendo y bajando por las pistas “del rodeo”, “de los pumas”, “del mallín” y tantas otras.

Totalmente exhaustos, dimos por culminada la visita al cerro. Eran cerca de las 5 de la tarde. Partimos del complejo hacia la confitería del hotel Farallones, donde un delicioso tentempié nos aguardaba. Silvina, gerente del establecimiento, simpatiquísima como siempre, tenía preparado un chocolate caliente con torta de kiwi.

Más relajados, nos quedamos haciendo tiempo hasta las 19, momento en que regresamos a la base del cerro para asistir a la tradicional bajada con antorchas.
Observamos el descenso de los esquiadores, que brindaron un espectáculo único lleno de luz y sonido, ante la mirada de cientos de espectadores que se dieron cita en el complejo. Fue alucinante presenciar la emotiva bajada, en medio de la noche despejada. En ese instante, cuando el brillo de las estrellas se perpetúa en el firmamento y hay escasos segundos de silencio, entendimos que el espíritu festivo de Caviahue giraba en torno al volcán, donde se encuentra el centro de esquí.

Autor Marcelo Sola Fotografo Eduardo Epifanio

Contacto de la excursión o paseo


Nevado

8 de Abril s/n (8349) Caviahue, Neuquén

Tel: +54 2948-495064 Cel: +54 11-41886259

HorarioHorario: El centro de esquí abre las puertas al público desde las 10 hasta las 17. Los días viernes se efectúa la bajada con antorchas a las 19. Al finalizar el espectáculo, se sirve vino caliente.

Cómo llegarCómo llegar: Se debe transitar un total de 2 kilómetros desde el centro de la ciudad, transitando por las calles Qimey-Co, luego tomar la curva de la calle Los Ñires, para finalmente tomar la calle Los Coirones hasta el centro de esquí.

Para tener en cuentaPara tener en cuenta: El complejo cuenta con dos confiterías-restaurantes: uno ubicado en la base del centro de esquí, llamado Las Lengas, y otro en la sección intermedia llamado Pehuén. Ofrecen comidas rápidas, desayunos americanos, tortas artesanales, chocolates, tragos y vinos calientes para hacer un alto en la jornada y reponer energías.

Utilizar ropa de esquí o snowboard adecuada para la alta montaña en invierno. Si se es principiante, aconsejamos solicitar unas clases en la escuela de esquí Caviahue, que se encuentra en la base del complejo. Durante toda la temporada se ofrecen clases particulares o colectivas, de esquí alpino, de fondo o snowboard, con experimentados instructores profesionales.

Ubicación

Excursiones y paseos en Caviahue

Hoteles y alojamientos en Caviahue

Organiza tu viaje con: interpatagonia.com | welcomeuruguay.com | welcomechile.com