Atardecer en laguna Hualcupén

Casi siempre es necesario realizar recorridos por rutas accesorias para conocer parajes que, por permanecer escondidos, ofrecen sus secretos únicamente a los más curiosos.
Durante la “veranada”, las comunidades mapuches llevan sus animales a valles altos. Allí aprovechan la humedad de los pastos verdes que crecen luego del largo invierno. ¿Qué tal si conocíamos uno de ellos?

Era de tarde cuando tomamos nuestro vehículo y lentamente nos encaminamos a la laguna Hualcupén, saliendo de Caviahue por ruta asfaltada como yendo hacia Loncopué. A unos pocos kilómetros encontraríamos a mano derecha un cartel indicador.

Ya en el camino de ripio, comenzamos a ascender por la montaña dejando atrás el paisaje conocido. Nos recibieron esas plantas centenarias típicas de la región: las araucarias. Capaces de adaptarse a zonas de viento y frío, se veían como figuras de papel en el filo de las montañas y en sus laderas.
  • Una laguna casi secreta

    Una laguna casi secreta

  • Los cerros le daban abrigo de los vientos

    Los cerros le daban abrigo de los vientos

  • Sólo una casa con sus corrales

    Sólo una casa con sus corrales

  • Sentimos el silencio del lugar

    Sentimos el silencio del lugar

  • Tan tersa estaba la superficie del agua

    Tan tersa estaba la superficie del agua

  • Caminos poco transitados

    Caminos poco transitados

Jóvenes o añejas mostraban su estirpe, sus años presidiendo la zona y ofreciendo su fruto ancestral, el piñón, a sus pobladores.

Desde allí se hacía ver el volcán Copahue, que siempre saluda a través de su eterna fumarola. Las aguas sulfurosas que se concentran en la laguna de su cumbre pasan a ser vapor cuando entran en contacto con el frío aire montañoso.

Traspusimos una tranquera y la dejamos cerrada nuevamente. Desde allí el camino fue llano y sin precipicios. En algunas vueltas del camino aparecieron arroyos con muy poca agua de deshielo, hacia allí iban los animales a beber.

Corderos, cabras y chivos pastaban sobre la ladera de las montañas sin sentir ningún miedo por nuestro paso. Percibimos el peso del aire, tan puro e incontaminado como desconocido para nosotros. Era una prueba de lo poco transitada que estaba esa zona.

En un lugar alto, descubrimos que la laguna era una realidad. Parecía preparada para nuestra máquina fotográfica. Disparamos varios “clicks” desde distintos ángulos antes de bajar a su playa. Los cerros le daban abrigo de los vientos y sólo una casa con sus corrales estaba a la vista.

Sentimos el silencio del lugar, que sólo era interrumpido por alguna voz o un ladrido que venían desde lejos. Tan tersa estaba la superficie del agua que reflejaba los bordes de la montaña y esa única casa de un poblador.

Caminamos por la arena volcánica del borde de la laguna siguiendo con nuestra costumbre de fotografiar todo lo que veíamos. Los dos extremos de la laguna estaban a nuestro alcance.

A poco de andar, descubrimos que desagua por un arroyo y que sus piedras permitían cruzar hacia la otra orilla. Nos acostamos a mirar el cielo en un pequeño bosque de araucarias.

Comenzaron a aparecer unas pocas nubes que parecían tener como consigna tapar el lago durante la noche. Nuestros mapas nos mostraron el recorrido del arroyo Hualcupén, que terminaba en el cajón de Hualcupén.

Antes, a nuestra llegada a Caviahue, nos había impresionado el manto verde y suave que cubría las laderas del cajón del Hualcupén. En este paseo comprendimos que ese arroyo le ofrecía su humedad y vida, junto a otros que bajaban por las laderas.

Atardecía cuando dejamos la laguna y agradecimos haber permitido que nuestra curiosidad nos llevara por esos caminos poco transitados. Ya teníamos algo más para contar y las fotos apoyarían nuestras palabras.
Leer paseo completo... Mónica Pons / Eduardo Epifanio

Datos Útiles

Cómo llegar: Distancia desde Caviahue: 5 kilómetros de asfalto más 11 son de ripio.
Al iniciar el camino de ripio, se encuentra una tranquera de la comunidad Millaín Currical. Puede ser traspuesta y dejarse nuevamente cerrada.

Para tener en cuenta: La laguna es lugar de baño y de pesca.
El camino admite el paso de cualquier vehículo alto; sólo en verano.

Ubicación


Welcome Argentina - ¿Qué hacer en Caviahue?

© 2003-2021 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723