Ora et labora

“Rezar y trabajar” es el lema que desde hace décadas vienen manteniendo los monjes benedictinos de la Abadía del Niño Dios. Vale la pena entrar a ver de qué se trata.

"Rezar y trabajar" es el lema que desde hace décadas vienen manteniendo los monjes benedictinos de la Abadía del Niño Dios. Vale la pena entrar a ver de qué se trata.


Victoria, la elegida

En medio de un paisaje de suaves lomadas que presentan todo tipo de verdes, regada por arroyos que desembocan en el riacho Victoria (afluente del río Paraná) o en los bañados adyacentes y situada al sur de la provincia de Entre Ríos, a 350 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, a 112 kilómetros de Paraná, a 60 kilómetros de Rosario y a 3 kilómetros de Victoria se encuentra la Abadía del Niño Dios, el primer monasterio benedictino de hispanoamérica.

En la cima de una de estas colinas se levanta el conjunto de edificios que conforman el monasterio. Rodeando la abadía se encuentra un parque con una inmensa variedad de árboles y plantas y cientos de aves que con su canto le aportan un sonido paradisíaco al lugar.

El 30 de agosto de 1899 la abadía francesa de Belloc fundó en la ciudad de Victoria la Abadía del Niño Dios. Por entonces era monseñor Rosendo de la Lastra y Gordillo quien aspiraba a lograr allí una sólida comunidad de religiosos para su diócesis, que abarcaba las que hoy son provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones.


Rezar y trabajar

Una vez instalada la abadía, los monjes abrieron un colegio agrícola-industrial y en el mes de febrero de 1903 el monasterio fue elevado a Priorato Conventual, con lo que alcanzaba la independencia, para en 1904 nombrar un prior de entre sus propios sacerdotes.

La comunidad de la abadía desarrolló en esos años atención pastoral en la ciudad y en todo el departamento de Victoria, además de encargarse de la atención de los centros religiosos y capillas dependientes de la parroquia Nuestra Señora de Aranzazu. Además se realizó una fuerte tarea evangelizadora en otros lugares del país, sobre todo en la región mesopotámica.

Entre las muchas actividades que desempeñan los monjes se encuentran las sociales e, incluso, fieles al lema “ora et labora”, las laborales.

Con el nombre “Monacal” se hallan agrupados todos los productos que llevan su sello de fabricación y que se comercializan entre sus fieles. Dulces de todo tipo, licores hechos con hierbas medicinales, quesos, miel, esencias aromáticas, alfajores y vinos son parte de los productos que ponen a la venta para autofinanciarse y que, además, donan a comedores e instituciones varias.


¿Quién fue san Benito?

San Benito vivió en Italia en el siglo VI. Escribió una Regla para Monjes que, inspirada principalmente en las Sagradas Escrituras, le otorgó un lugar central a la figura de Jesús. Esta regla resume la idea de un texto legislativo que está formado por partes doctrinarias y partes espirituales.

Esto es de alguna manera lo que desde hace años intentan continuar los monjes que en forma regular colaboran con la comunidad victoriense en diversas cuestiones sociales. Entre algunos de sus mayores logros se destacan la creación de un barrio de viviendas, así como también el Club Social y Deportivo San Benito, donde se desarrollan diversos eventos culturales desde aproximadamente 1959.

La nueva iglesia abacial construida en 1998, que hoy es visitada por cientos de turistas durante los fines de semana, es de estilo neo-románico, muy luminosa, y se encuentra dedicada al Misterio del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, celebración ésta que dio pie para abrir el año jubilar del centenario de la fundación, en 1999, cuando se recordó esta importante fecha para la historia monástica argentina e hispanoamericana.

Autor Pablo Etchevers

Contacto de la excursión o paseo


Abadía del Niño Dios

Ruta 11 - km 112 (3153) Victoria, Entre Ríos

Tel: +54 3436-421082

Excursiones y paseos en Victoria

Organiza tu viaje con: interpatagonia.com | welcomeuruguay.com | welcomechile.com