Homo artesanus

¿Cómo hay hombres que son artesanos y otros que no? ¿Se nace con un don o simplemente hay que despertar ese instinto creativo que todos llevamos dentro? En Santiago del Estero parece que la mano viene por este lado.

Santiago querida

Se sabe que los pueblos originarios siempre desarrollaron dones que les permitieron sobrevivir en condiciones desfavorables. Toda la región de Santiago del Estero tuvo sus propios pobladores que usando los elementos que la naturaleza les daba lograron vivir y sobrevivir.

Entre estos se destacan el mimbre, la caña, la lana y demás materias primas, que sirvieron para ir creando y tejiendo productos para vivir mejor.

A pesar del paso del tiempo, muchas de estas tradiciones ancestrales han llegado intactas hasta nuestros días como verdaderas recetas, dones o técnicas que se han trasladado de generación en generación. Por ello, cuando se transita una calle, una esquina o alguna feria santiagueña, salen a la luz infinitos productos que representan una forma de pensar y hacer el mundo que no pasa por moldes o patentes industriales.
  • Se nace con un don

    Se nace con un don

  • Verdaderas obras artesanales

    Verdaderas obras artesanales

  • El mimbre

    El mimbre

  • La noble madera

    La noble madera

  • Mostrar lo que uno sabe hacer

    Mostrar lo que uno sabe hacer

Se trata, en cambio, de una filosofía de vida que se encuentra arraigada en el ser santiagueño y que tiene que ver con todo lo que puede salir de la inventiva del hombre, de sus adentros.


Igual en toda la provincia

El turismo, además de beneficiar sus típicos rubros, también sirve para fomentar el trabajo artesanal y, en consecuencia, para que los sectores más pobres encuentren sus propias fuentes de ingresos.

“El colorido que necesita toda ciudad para seguir pensando”, con estas palabras un alto funcionario de turismo nacional definió el sector artesanal cuando le preguntaron si los artesanos debían o no pagar impuestos municipales. Y siguió: “Sí, lo deben hacer, pero no hay que olvidarse de que el Estado nacional debe ayudar a que la actividad les sea rentable, ya que de sus propias manos dependen sus propios ingresos”.

Lo cierto es que, al igual que en todo el país, la actividad artesanal después de la crisis del 2001 tomó un vigor único que parece no abandonar más allá de que hoy la situación económica de los argentinos mejoró notablemente. Las laboriosas manos e ideas de hombres y mujeres deben tener siempre lugar en un país que apuesta al desarrollo turístico.

Un sombrero, una canasta, un poncho santiagueño, un alfajor y miles de opciones más son parte del inventario que no se puede dejar de comprar durante una visita a esta hermosa provincia. A lo cual se suman sus dotes musicales como las guitarreadas, sus coplas y hasta sus típicos bailes, como una chacarera bien bailada por sus pobladores para ser disfrutada por los turistas. Porque mostrar lo que uno sabe hacer es también una forma digna de vender algo.
Leer paseo completo... Pablo Etchevers / Pablo Etchevers

Datos Útiles

Para tener en cuenta: El crecimiento que han tenido en todo el país las actividades artesanales muestra a las claras dos cosas: por un lado, que sirvieron de fuente de trabajo para salir de la crisis social que tuvo el país; por el otro, que es necesaria una legislación acorde que invite a seguir creando y no a que la actividad desaparezca. Las autoridades del turismo en general son las que tendrían que tomar la posta en la cuestión, ya que el artesanado es verdaderamente la nota de color que necesita todo lugar para respirar aire puro.

Ubicación


Welcome Argentina - ¿Qué hacer en Termas de Río Hondo?

© 2003-2021 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723