Iruya, donde se escucha volar el cóndor

Dejando Purmamarca se puede llegar hasta la bella Iruya, una de las poblaciones más lindas del Norte. En el viaje se atraviesan distintas poblaciones, entre las que se encuentran Tilcara y Humahuaca, además de otros pueblitos que merecen ser conocidos.
Llegar a Tilcara

Atrás había quedado la pequeña Purmamarca cuando nuestros ojos comenzaron a transitar por la ruta 9 y a deleitarse con lo que se veía a nuestra derecha: formaciones de colores que continúan en las montañas de la propia Quebrada de Humahuaca. Alrededor de 26 kilómetros separan Purmamarca de Tilcara, pero se vuelven increíbles por lo que se conoce al transitarlos.

Las Paletas del Pintor es como denominan los locales esas grandes montañas que se encuentran al pie de la pequeña Maimará y que parecen haber sido pintadas por Dios hace miles de años. Nunca hubiéramos imaginado la belleza que nos esperaba en tan poco tiempo, menos cuando el viaje recién empezaba.

El sol, con todo su calor y majestuosidad, se hacía presente sobre nuestras cabezas. Era realmente un día ideal para viajar y el cartel indicador nos invitaba a conocer Tilcara, para muchos uno de los pueblos del Norte más hermosos que tiene el país, no sólo por su naturaleza sino también por la calidad de su gente.
  • 48 kilómetros que tienen vida propia

    48 kilómetros que tienen vida propia

  • Tilcara

    Tilcara

  • El sol, con todo su calor y majestuosidad

    El sol, con todo su calor y majestuosidad

  • Postales típicas del Norte argentino

    Postales típicas del Norte argentino

  • La vida en estas tierras

    La vida en estas tierras

  • Iruya continúa sereno como siempre

    Iruya continúa sereno como siempre

  • La nostalgia de su edad

    La nostalgia de su edad

Pero no teníamos tiempo, nuestra próxima parada era la pequeña Humahuaca. Después de un alto para comprar provisiones, volveríamos de nuevo a la ruta.

Llegar a Humahuaca

Luego de transitar 42 kilómetros desde Tilcara, llegamos a Humahuaca, tan sólo uno de los pueblos que comparten la quebrada, tal vez uno de los más conocidos. A 74 kilómetros de Humahuaca se encuentra Iruya, convertida desde hace años en una de las postales típicas del Norte argentino. Un lugar único que resume de manera perfecta la vida en estas tierras.

El camino de ripio no es peligroso, pero hay que preguntar a los prestadores locales por su estado. Son 48 kilómetros que tienen vida propia y que permiten conocer uno de los lugares más bellos del país.

Las tierras del cóndor

Mucho se habló de Iruya y aún hoy, a dos siglos y medio de su fundación, continúa causando asombro. La fecha en que el pueblo se constituyó como tal no aparece en ningún registro provincial ni nacional, pero se estima que fue en 1750, aproximadamente.

Iruya fue un pueblo de tránsito entre el Alto Perú y las nuevas poblaciones que comenzaban a levantarse por toda la región.

Precario pero de protección a la vez, el refugio que siempre brindaron sus grandes montañas era ideal para el descanso de las diligencias que llevaban mercancías de la puna a los fértiles valles de la zona. Entre estos se destacaron dos, donde se edificaron las dos capitales más grandes y pobladas de la región: Jujuy y Salta.

Hoy, Iruya continúa sereno como siempre. Pero por suerte, el olvido y la nostalgia de su edad han sido observados y comprendidos por un boom turístico que lo ha posicionado como destino preferido de miles de turistas.

Lo importante es volver

Las fiestas populares, entre las que se destaca el carnaval iruyeño o las ofrendas a la pachamama, asombran a miles de curiosos que buscan una forma de acercarse a lo más puro que aún queda de los pueblos originarios.

Otra de estas fiestas es la de la patrona del pueblo: la Virgen de Nuestra Señora del Rosario, que da nombre a la iglesia local, fundada aproximadamente en el año 1753. Dicha festividad se celebra el primer domingo del mes de octubre. Cientos de peregrinos y fieles se congregan en las inmediaciones de la iglesia y en las calles principales que tiene el pueblo, donde artesanos y comerciantes ofrecen sus productos a la venta.

Otra joya del pasado

San Isidro es otra de las joyas del pasado a las que se puede acceder desde Iruya. Visitar este pequeño pueblo es uno de los paseos obligados que debe emprender todo aquel que esté recorriendo la zona.

El viaje puede realizarse sobre alguno de los caballos que allí se alquilan o bien a pie siguiendo durante casi una hora el cauce seco del río. Así, se asciende a uno de los puntos más pintorescos y coloridos de estas montañas. Al llegar, decenas de artesanos y productores locales ofrecen sus productos y tejidos además de tapices, aguayos, mantas de llama y vicuña criadas en la zona.

El atardecer es el momento ideal para emprender la vuelta, quizás un poco más cargados por el equipaje extra que significa haber comprado algún recuerdo.

Pero la vuelta debe hacerse siempre con la vista en alto, porque Iruya es uno de los pocos lugares en el mundo donde el vuelo del cóndor no sólo puede verse, sino que también se escucha. Sólo hay que detenerse y seguirlo con la vista para escuchar cómo las alas de este pájaro milenario cortan el viento.
Leer paseo completo...Pablo Etchevers / Eduardo Epifanio

Datos Útiles

Tipo de tour: Visita a la pequeña población de Iruya

Para tener en cuenta: Durante la temporada estival, se producen fuertes precipitaciones en el Norte argentino. Por lo tanto, se recomienda asesorarse con los locales antes de emprender el viaje desde Humahuaca. Esto es muy importante, ya que muchas veces el camino se encuentra intransitable o incluso muy peligroso para quienes no lo conocen. Se recomienda llegar en excursiones o con el transporte local.

Ubicación


Welcome Argentina - ¿Qué hacer en Purmamarca?

© 2003-2018 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723