Restaurantes de Mar de las Pampas

Presentamos interesantes y variadas ofertas gourmet que, combinadas con la buena atención, hacen que la estadía en Mar de las Pampas sea más que una mera contemplación del exclusivo paisaje natural.

Presentamos interesantes y variadas ofertas gourmet que, combinadas con la buena atención, hacen que la estadía en Mar de las Pampas sea más que una mera contemplación del exclusivo paisaje natural.


Amorinda

Sus propios dueños, Anna y Antonio Pitella, lo esperan para degustar las mejores pastas al estilo calabrés.

Bajo el lema “tutto fatto como en casa”, las pastas y las salsas son amasadas y cocinadas por el matrimonio Pitella, quienes se encargan de conjugar el sabroso aroma de las hierbas del bosque con la elaboración artesanal de sus comidas.

El restaurante se llama Amorinda en honor a la madre de Anna, de quien ella heredó el gusto por cocinar y el espíritu de servicio necesario para ejercer el arte culinario para los demás.

Recomendamos degustar la lasagna a la calabresa y los capeletti de verdura y jamón que, con los exquisitos panes caseros, le dan un toque de distinción a la sabrosa salsa con niños envueltos que acompaña a los platos.

  • Amorinda

    Amorinda

  • Exclusivo plato en Casa del Sol

    Exclusivo plato en Casa del Sol

  • Colina Blanca

    Colina Blanca

  • Viejos Tiempos

    Viejos Tiempos

  • Cabaña Huinca

    Cabaña Huinca

  • Soleado

    Soleado

  • Casa de Té, Viejos Tiempos

    Casa de Té, Viejos Tiempos

Si le queda algo de tiempo, no se prive de escuchar las canciones de Anna y las anécdotas familiares, esas que hicieron que Anna y Antonio decidieran pasar sus días en la costa, frente al mar.


Cabaña Huinca

Liliana y Osvaldo Muñoz abren las puertas de su local para ofrecer un completo menú que varía desde minutas a comidas elaboradas, con la garantía que ofrece la cocina casera.

Un restaurante acogedor, con una simple pero emotiva decoración, más una hermosa vista del agreste bosque de Mar de las Pampas, hacen que el sabor de la comida tenga un condimento extra a la hora de la degustación.

Cabaña Huinca brinda la oportunidad de probar verdadera cerveza artesanal, fabricada por sus dueños, y a la vez conocer todos los secretos de su elaboración.

De plato principal recomendamos el exquisito hot cake de camarones, acompañado con guarnición de espárragos. Cómalo bien caliente.

La hora del postre merece un capítulo aparte. Si bien la tentación está en cada renglón del menú, deje conquistar su paladar con el sabor del brownie con helado y frutillas en almíbar: dulce satisfacción garantizada.


Casa del Sol

Este lugar debe ser el elegido por aquellos que buscan en la costa la ilusión de una renovada exclusividad.

Un ambiente tan acogedor como íntimo, hacen que la estadía del visitante se extienda más que lo habitual. La buena música, las tenues luces y las creaciones de Verónica, la joven chef de Casa del Sol, le otorgan un toque audaz a la elaboración de sus más codiciables platos.

Lo cierto es que este lugar, a tono con lo que lo rodea, asegura un ambiente cuidado, ofreciendo la tranquilidad deseada para el momento de comer.

Para degustar como plato principal, recomendamos las costillas de cordero flambeadas al ron, acompañadas con batatitas asadas, cebollas y morrones bien rojos, que le otorgan una vivaz y seductora decoración.


Viejos Tiempos

Pioneros en Mar de las Pampas en lo que a gastronomía se refiere, la gente de Viejos Tiempos abre las puertas de su establecimiento con una completa oferta gastronómica.

Además de la legendaria Casa de Té, con la que se ganó el reconocimiento de sus visitantes, agranda su oferta con riquísimas y picantes comidas mejicanas.

Al ingresar, causa la sensación de estar en algún lugar de Europa, como Francia o Italia. Es que su cargada decoración parece trasladar al visitante en el tiempo, a la época de Luis XIV.

Para degustar recomendamos el delicioso queso fundido con chorizo, luego un buen taco pastor, servido con cebolla, perejil y frijoles refritos. Por último, una típica enchilada con frijoles, lechuga fresca, salsa de tomate y crema, muy afrodisíaca.

Otro día, péguese una vuelta para probar la torta irlandesa, con puré de manzana, tarta, crema y canela que, acompañada por un sabroso té, le garantiza una distinguida merienda.


Colina Blanca

La entrada a Colina Blanca es majestuosa. Su arquitectura, espectacular. Colores naranjas, blancos y negros se encuentran combinados en forma perfecta con muebles new style que enseguida nos hablan de un lugar moderno y con un estilo bien definido que le dan aire de spa, de sentirnos bien cuidados.

Escuchar a Nora Urdinola, su chef, hablar de comidas y recetas es simplemente sentarse ante un libro abierto que ha recorrido un largo camino en la gastronomía y que, desde Colina Blanca, está dispuesta a explicar a cada comensal no sólo qué está comiendo, sino por qué lo está haciendo y los beneficios de esta elección: una verdadera diosa por donde se la mire.

Y los platos no desentonan con el lugar, por el contrario, logran una armonización perfecta tanto con la ambientación como con el espíritu del complejo Apart-Spa-Resto. La idea es que los huéspedes vuelvan a sus hogares totalmente renovados tanto corporalmente, como mental y espiritualmente. Caminatas, clases de gimnasia personalizadas, jacuzzi, sauna, baño turco, ducha escocesa y pileta son algunas de las actividades diarias.

Quizás por ello la comida se encuentra atenta al tratamiento que desarrolla cada uno de los visitantes y los ayuda a cumplir eficazmente el programa de fitness, belleza o salud que han elegido para su estadía.
Desayunos de frutas, yogures, jugos naturales, fiambres, tostadas y dulces le dan la bienvenida a la especialidad de la casa: budín de mandarina, una verdadera muestra de alguna de las magias que esconde el lugar.

El almuerzo, al igual que la cena, puede sugerir un mousse de salmón con caviar negro o rosado con refrescantes verdes, un paté de finas hierbas con cherry y pepinillos acaramelados o bien un jamón glaseado con guarnición de chucrut. Todos platos realmente espectaculares en sus medidas justas que pueden acompañarse con aguas minerales o vinos finos.
Los postres, una delicia. Peras a la menta con chocolate o crema chantilly, manzanas a la borgoña o el afamado y popular pero exquisito arroz con leche con una pequeña compota de frutas finas del bosque.
Colina Blanca no desentona con lo que aparenta. Un lugar donde la comida forma parte de un todo perfecto que sus huéspedes vienen a buscar y saben que siempre encuentran…


Soleado de Noche

Comer junto al mar con velas y antorchas que iluminan la playa es un placer que no puede perderse quien veranea en Mar de las Pampas.

Soleado de Noche es el restaurante del parador Soleado, el único balneario que existe en Mar de las Pampas y que logra la atracción diaria de todos los turistas. Cuando el sol cae, el lugar comienza a transformarse.

Los ruidos, colores y sabores del día se transforman en silencios y en tonos pasteles y ocres que le aportan al sitio una calidez ideal para cenar junto al inconfundible ruido del mar y sus olas; con el sonido de algunas guitarras, que tampoco faltan.

Hugo Gervacio es quien se encarga todas las noches de abrir las puertas y de invitar a sentarnos en alguna de las hermosas mesas con la excelente vista que posee cada rincón del lugar.

De entrada, llama la atención la carta, que con su excelente diseño augura contenidos de lujo. Distintas sensaciones se pueden degustar en los platos que muestran el paso del bosque al médano y la contemplación del oscuro y silencioso mar. Además de la cocina patagónica, se observa la sabia influencia de la cocina mediterránea.

La idea es que los platos no sean repetidos y esto hace que nos encontremos ante un verdadero restaurante donde la cocina de autor y los gustos particulares ganan protagonismo entre sus clientes.

Soleado de Noche se transforma en un lugar increíble, con platos únicos y con una trouppe propia que se encarga de demostrarnos que, aunque haya luna llena o miles de estrellas, en Mar de las Pampas el sol también sale de noche.

Autor Pablo Etchevers Fotografo Gentileza de los Restaurantes

Contacto de la excursión o paseo


Amorinda

Alberto Gerchunoff y El Lucero (7165) Mar de las Pampas, Buenos Aires

Tel: +54 2255-479750

Cabaña Huinca

Querandíes entre El Lucero y El Ceibo (7165) Mar de las Pampas, Buenos Aires

Tel: +54 2255-479718

Casa del Sol

Cuyo entre Virazon y Roca (7165) Mar de las Pampas, Buenos Aires

Tel: +54 2255-453311

Ubicación

Excursiones y paseos en Mar de las Pampas

Hoteles y alojamientos en Mar de las Pampas

Organiza tu viaje con: interpatagonia.com | welcomeuruguay.com | welcomechile.com