Visita al faro Querandí

Una visita al faro Querandí. En un camión 4x4 de la Segunda Guerra Mundial se atraviesan médanos y dunas hasta el puesto de hidrografía naval donde se encuentra el faro. En las inmediaciones del predio se puede practicar sandboard.
Para realizar esta excursión desde Mar de las Pampas, hay que contactarse previamente con Eduardo Ferrari de Turismo Aventura y coordinar para que lo pase a buscar por la dirección indicada, o bien esperar su paso por el playón ubicado frente a la arquería en la Av. Lucero entre Roca y Virazón.

A bordo del camión marca Man, modelo 635, se va dejando atrás el bosque colmado de cipreses, acacias, pinos y eucaliptos que se extiende a través de Mar de las Pampas, Las Gaviotas y Mar Azul. Casi sin darse cuenta, se entra a la primera Reserva Dunícola del país, creada para preservar el ecosistema de dunas costeras en constante movimiento, junto con las especies de flora y fauna del lugar.

La excursión es guiada por un guardaparque provincial, que explica todo acerca del ecosistema que se va atravesando. Al transitar, Eduardo lo hace con sumo cuidado, ya que sabe que entre las dunas se hallan las crías o los huevos de la avifauna del lugar.
  • Su esbelta silueta

    Su esbelta silueta

  • Altura de 54 m, 276 escalones en escalera caracol

    Altura de 54 m, 276 escalones en escalera caracol

  • Reserva Natural

    Reserva Natural

  • Alcance lumínico es de 18 millas marinas

    Alcance lumínico es de 18 millas marinas

En el paso por el sitio, se logran observar cientos de gaviotas, ostreros, patos, y chimangos. Entre los mamíferos, es posible cruzarse con alguna liebre europea, vizcachas y, con un poco de suerte, hasta algún zorro colorado.

La vista se pierde en el horizonte costero, mientras una dosis de adrenalina se hace presente cuando el camión se bambolea para todos lados.

Pronto llega el momento del sandboard. Para practicarlo, hay que subir por los médanos y luego dejarse deslizar por la tabla. Luego de unas cuantas pruebas, se logra permanecer más tiempo sobre el deslizador y se comienza a disfrutar la vertiginosa aventura.

Luego de unas cuantas bajadas, se reanuda la travesía. El destino final es el faro Querandí, la primera construcción del actual partido de Villa Gesell, ubicado a 30 km de la villa.

A lo lejos, su esbelta silueta deja ver que lleva años trabajando.

Pronto se llega hasta el histórico faro, donde el guía explica sus características principales. El faro Querandí tiene una altura de 54 m, 276 escalones en escalera caracol y su alcance lumínico es de 18 millas marinas. Comenzó a funcionar en el año 1922 y, gracias a los eventuales trabajos de mantenimiento que se le realizan, aún está en servicio.

Para entrar en el perímetro del faro, se debe abonar una entrada que permite al visitante acceder al interior de la torre, y subir por la escalera caracol hasta el faro propiamente dicho.

La vista panorámica se multiplica por mil. El viento en el rostro y el sonido de las olas cuando se rompen en la inmensidad del mar, son sensaciones que se conservan para siempre. Todo esto con la simple visita al vigía de los marineros, al legendario faro Querandí.
Leer paseo completo...Marcelo Sola / Jorge González

Datos Útiles

Dificultad: Baja

Duración: 3 horas

Horario: A convenir

Para tener en cuenta: Llevar calzado cómodo, lentes y protector solar. Un rollo fotográfico extra, ya que será normal que se quede sin película.

Contacto


Welcome Argentina - ¿Qué hacer en Mar de las Pampas?

© 2003-2019 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723