Historia de Esquel



Emplazada al noroeste de la provincia de Chubut, Esquel es la ciudad cabecera del departamento Futaleufú. Las primeras expediciones que recorrieron esta zona fueron realizadas mayormente por jesuitas desde 1670. A partir de 1778, cuando el virrey Vértiz encomendó la fundación de fuertes y colonias en la zona a Juan de la Piedra y a Francisco Biedma, se hizo presente la colonización.

Pero recién en 1891 llegaron las primeras familias de colonos, que se instalaron en el valle 16 de Octubre, en la zona de la cordillera. Estos colonos galeses arribaron luego de que la Sociedad Británica de Inmigración ordenara la exploración, en 1865, de las tierras del sur a bordo del Mimosa. La fecha de fundación oficial de Esquel se dio el 25 de febrero de 1906, con la inauguración del servicio telegráfico.

Hoy es el más destacado centro de servicios de la cordillera chubutense, con desarrollo de importantes actividades como la silvicultura, la ganadería y un creciente atractivo turístico (acentuado fundamentalmente por la presencia del Parque Nacional Los Alerces y el centro de esquí La Hoya), pero estas tierras fueron en sus orígenes propiedad de tres grupos aborígenes: aonik kenk, gununa kune y araucanos. Algunos de los pobladores de hoy descienden de los tehuelches, chulilakens y mapuches.

Como dato curioso del lugar, podemos agregar que por el año 1951, mientras un campesino estaba excavando un pozo para hacer un tanque de agua, encontró un meteorito de 755 kilogramos. Este meteorito, al que la comunidad científica dio el nombre de Esquel, está formado por un cristal amarillento y ha sido reconocido por científicos y coleccionistas de todo el mundo.

Por otro lado, al pasar por Esquel es visita obligada conocer La Trochita, un tren de trocha angosta con solo 75 centímetros de separación de los rieles, que se ha convertido en el único de sus características que se encuentra actualmente en funcionamiento. Las locomotoras hoy siguen funcionando como en sus orígenes (1922), a vapor y con petróleo parafinado, y son los empleados de los Talleres Ferroviarios de El Maitén quienes se encargan de mantener toda la maquinaria en estado original, usando planos antiguos y reconstruyendo las piezas que se averían. Si bien en sus comienzos este tren iba desde Ingeniero Jacobacci (en Río Negro), empalmaba con el ramal hacia Viedma y de ahí a Buenos Aires (como parte del Ferrocarril Roca), hoy La Trochita es utilizado únicamente con fines turísticos, haciendo viajes hasta Nahuel Pan y sólo en ocasiones aisladas hasta El Maitén.

Carnavales
Pesca