Mar del Plata lo tiene todo. Un día de pesca en alta mar...

3 Oct 2017 Claromecó por Pablo Etchevers

Llegué a Mar del Plata con un día de sol excepcional. El mar estaba azul y calmo, y puntual como habíamos quedado, Sergio Abdelcader -más conocido como Sandokan- me pasó a buscar en un jeep blanco con olor a mar y arena. Ya estábamos entrando en clima.

Los grandes salmones y limones habían estado picando fuerte antes de que se descompusiera el tiempo. Lejos, muy lejos de la costa pero fuerte, por lo que el gasto de combustible se justificaba. 

Luego de recorrer el centro, las playas y la hermosa rambla marplatense, llegamos hasta la zona del puerto. Nos adentramos en el Yacht Club Mar del Plata, donde amarran todas las embarcaciones deportivas que salen a pescar mar adentro. 

El barco de Sandokan estaba listo para zarpar. Sus ayudantes se habían encargado de preparar todos los equipos al igual que la carnada que usaríamos. Zarpamos mientras el amanecer dejaba entrever una mañana espectacular. A casi una hora de navegación, la embarcación se detuvo y, aunque el ecosonda no marcaba ningún registro de peces, nos encontrábamos en el lugar ideal para intentar el limón.

Dos cañas fueron lanzadas al agua a distintas profundidades y lentamente comenzamos a realizar un trolling con carnada natural. Eran las 9 de la mañana y, después de esta hora, el pique de limones prácticamente desaparece para luego volver al atardecer. 

Así es que luego de darle varias vueltas al Fortuna 2 y de reconocer que los limones no vendrían a la cita, decidimos levantar los equipos, reemplazarlos por los de variada de mar y poner proa hacia la zona de la Herradura, más o menos a una hora más de navegación. 

El cambio de lugar lentamente comenzó a dar sus frutos. Mientras navegábamos, Sandokan se encargó de darnos a todos los presentes un pequeño pero eficaz curso de cómo se debía manejar la embarcación en caso de que él sufriera un accidente.

“Si lo que se quiere es volver y no podemos divisar Mar del Plata debemos saber que siempre vamos a volver al punto de partida invirtiendo la brújula, así no se van a perder nunca. Ah, y por cualquier cosa, allí se encuentran los salvavidas” terminó de decir Sergio.

Rápidamente llegaron algunas bromas al respecto pero lo bueno es que la lección del día estaba enseñada. 

La zona elegida para hacer los lances posee fuertes corrientes de agua. El suelo es de rocas que se mezclan con pequeñas grietas y con un fondo duro de toscas. Allí se refugian los grandes salmones y los meros, conviviendo con la gran cantidad de crustáceos de todas las especies que se transforman en la dieta alimentaria de los grandes del mar.

La embarcación se detuvo en lo que el ecosonda marcaba como el principio de una gran piedra. Después de una breve explicación de cómo las líneas se debían soltar todas al mismo tiempo para evitar enredos, ya estábamos pescando. 

Enseguida se sucedieron los piques. Primero fueron los besugos, uno a uno comenzaban a subir a la embarcación entre peces palo, castañetas, pequeños meros y pescadillas. Increíble. Pero esta especie que casi siempre se encuentra a pocos metros de la costa se encontraba en sitios infrecuentes. La razón era, por supuesto, el temporal que sacudió a la Feliz durante casi todo el verano

Un rato más tarde, nos topamos con un cardumen de grandes meros y comenzó la fiesta. Las marcas en el ecosonda mostraban ahora una interesante actividad. A la cuenta de tres, los seis pescadores bajábamos las líneas al mismo tiempo y apenas tocaban el fondo recibíamos pique. 

El tira y afloje por suerte se tradujo en gran cantidad de piezas que fueron subiendo a la embarcación y calmaron así la ansiedad de los presentes. 

Una experiencia única....


Welcome Argentina - Blog de turismo

© 2003-2021 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723