Historia de Villa Traful



Si bien recién en 1936 (el 30 de noviembre, para más exactitud) fue creada Villa Traful como tal, cuando mediante una resolución la dirección de Parques Nacionales autorizó el loteo y la venta de tierras en este territorio, los orígenes y raíces de la villa se remontan a mucho antes.

A principios del siglo XX comenzaron a llegar sus primeros pobladores, en su mayoría mapuches, que venían en busca de la cría de ganados y el cultivo de la tierra. Ya comenzaba por entonces una incipiente actividad en Villa Traful, favorecida por las características geográficas y climáticas de la zona.

El nombre “Traful” se debe al topónimo de origen mapuche “Travül” (junta o unión), que refiere particularmente a la unión de los ríos Traful y Limay en la que hoy se denomina Confluencia Traful.

Fue también antes de la creación de Villa Traful que se fundó la primera escuela del lugar, que aún hoy puede visitarse, construida en su totalidad con troncos. La Escuela 111, levantada en 1934, estuvo dirigida en sus primeros tiempos por el Sr. Eugenio Maciel.

Así, de a poco, fue delineándose la identidad de este bellísimo lugar, al que más tarde comenzaron a llegar colonos (mayormente europeos) que rápidamente adivinaron el potencial turístico de la zona y comenzaron a encaminar sus actividades hacia la prestación de servicios para hacer de Villa Traful el lugar atractivo e inolvidable que es hoy. Fue así que en 1969 el gobierno de la provincia de Neuquén decidió crear la Comisión de Fomento y darle mayor impulso a la actividad turística, en creciente desarrollo, de esta localidad.

Pero al estar emplazada dentro de un parque nacional, Villa Traful se veía impedida de independizarse a nivel turístico y ser reconocida como autónoma. Fue recién en el año 1994 que, con el acontecimiento más relevante para la villa, la Ley Nacional 24.302 salió a la luz luego de muchos años de ser impulsada y apoyada por los pobladores. A través de esta ley, se desafectó la villa del Parque Nacional y se pudo planificar un nuevo modelo, basado en una densidad poblacional baja (hoy tiene no más de 300 habitantes) y un importante desarrollo sustentable, poniendo el acento en la preservación de un paisaje libre de contaminación.

Estancias
Carnavales