Historia de Chajarí

Chajarí, la ciudad de los naranjales

Chajarí es una ciudad enmarcada por extensos naranjales, ubicada a 12 kilómetros de la represa de Salto Grande. La región era habitada por pueblos nativos pertenecientes a parcialidades charrúas y también por guaraníes, que habían llegado a la zona desde el norte.

Hasta su expulsión, los jesuitas desarrollaron en la zona tareas de evangelización con las comunidades aborígenes.
Con la Ley 1.875, del 28 de Mayo de 1872, se creó la Villa Libertad, precursora de la población de Chajarí, para promover la colonización y la radicación de familias inmigrantes.
La inmigración provino sobre todo de Italia y fue fomentada por el Gobierno Nacional a partir de 1876, con la oferta de lotes para su explotación.
Leonidas Echague, gobernador de Entre Ríos, promovió esta inmigración y es así que con familias provenientes de Venecia, Lombardía, Trento, el Alto Adige y Friuli, se comenzó la población del sitio. Un empleado administrativo, el sr. Pablo Stampa, cumplió una brillante gestión en el establecimiento de los colonos por aquella época, tal como lo atestiguan las múltiples notas al respecto que guardan los archivos del lugar.
A fines del siglo XIX, el ferrocarril, financiado por capitales ingleses y franceses, surcó con sus cintas de hierros nuestros territorios vírgenes. A través del "riel civilizador", los productos derivados de nuestra economía agro-ganadera fluyeron hacia los grandes puertos (Rosario, Buenos Aires, etc.) para ser exportados.
En 1889, se instaló el primer Gobierno Municipal. En 1934, cambió el nombre de Libertad por el de su estación de ferrocarril, Chajarí. En 1942, su municipio fue declarado de primera categoría.
Entre sus figuras representativas, se recuerda a José Campodónico, el primer Presidente Municipal; Camila Quiroga (Camila Passera, su verdadero nombre) gloria del teatro nacional; Paolo Stampa, empleado de la Comisaría General de Inmigración que trajo a los colonos.

Estancias
Carnavales