Mogotes diferente

Sobre las sierras de Punilla no tardamos en conectarnos con los sonidos y aromas de la naturaleza. Realizamos un trekking de dificultad baja a escasos kilómetros del centro de la ciudad.
Las ganas de conectarnos con la paz serrana y los sonidos silvestres de los alrededores de Capilla del Monte nos llevaron a conocer a Fabio Cepeda y a Mauricio. Hace poco que estos dos guías locales decidieron aunar esfuerzos para montar la empresa Nahuan Aventura, especializada en trekkings de distinta dificultad que atraviesan la naturaleza norteña del valle de Punilla. A decir verdad, Fabio hace 10 años que es guía provincial y municipal. Este tiempo fue el justo y necesario para adquirir una importante experiencia de la actividad, lo cual no tarda en hacerse evidente. Siempre es más fácil realizarla si uno se siente cuidado o contenido y, al parecer, Fabio sabe de estas cosas.

Para ese día planeamos una caminata corta por la zona de Los Mogotes, ubicada a escasos 10 kilómetros del centro de la ciudad. A medida que nos fuimos acercando al punto de partida, llamaba la atención el infinito conjunto de rocas diseminadas por toda la serranía. Nuestros guías nos explicaron que esas formaciones se produjeron hace miles de años, cuando el bloque de la cordillera de los Andes emergió, al chocar con el pliegue precámbrico de las sierras centrales, ocasionando la falla que se desplegaba ante nuestra vista. De pronto, un agudo graznido robó la atención de los presentes. En un vuelo audaz, un halcón se encargaba de indicarnos que estábamos en su territorio. El planeo suave de sus alas desplegadas nos hipnotizó por unos instantes.
  • Sobre las sierras de Punilla

    Sobre las sierras de Punilla

  • La paz serrana

    La paz serrana

  • Conectarnos con el pasado

    Conectarnos con el pasado

  • Erosión producida por el aire y el agua

    Erosión producida por el aire y el agua

“La zona que estamos recorriendo fue habitada por los nativos comechingones. Esta cultura casi desaparecida aprovechaba ocasionalmente los “aleros” naturales de roca para protegerse de las altas temperaturas ya que, a decir verdad, tenían sus casas debajo de la tierra en una especie de pozos” aclaró Fabio mientras continuábamos avanzando.

A medida que íbamos ganando altura, la perspectiva se ampliaba y con ella sentíamos que dominábamos el espacio. Testigos silenciosos de nuestro paso fueron los cerros Uritorco, Copacabana y las sierras de Castilla y Las Gemelas. Una gran alfombra de quebrachos colorados parecía multiplicarse a nuestro alrededor.

Pronto llegamos a lo alto de sierra. Desde los 850, ascendimos a los 1000 m.s.n.m.. La perspectiva se multiplicó hacia los cuatro puntos cardinales; pudimos observar la pared del dique El Cajón, el río Dolores y algunas casitas sobre el horizonte. Especialmente, la que fuera de don Reginaldo Gómez, un rufián que logró escaparse de la cárcel ubicada en la isla Martín García tomado bien fuerte de la cola de una yegua para cruzar el Río de la Plata. Buscó en las sierras su nueva guarida y, por lo visto, ni siquiera la policía se animó a buscarlo por estas latitudes. Dicen que murió cuando era muy anciano.

Empezamos a descender. Nuestra próxima meta era subir por el paso del Indio, un paraje de altura ubicado dentro del predio de Los Mogotes.

A medida que avanzábamos, agudizamos el sentido del oído para escuchar el fresco sonido del río Dolores, que corre por laberintos de piedra, formando cascadas subterráneas, y que atraviesa túneles que resurgen en un turbulento cauce.

Mientras caminábamos, Mauricio y Fabio nos mostraron distintas especies vegetales del lugar. Atravesamos sendas colmadas de espinillos, campañillas silvestres y manzanos de campo. Con mayor detenimiento, apreciamos el clavel del aire autóctono, distintas cactáceas, aloe vera, enredaderas, muérdagos y el helecho doradillo que, utilizado en forma de infusión, ayuda a mejorar la circulación sanguínea. Entre las plantas aromáticas se destacan el poleo, el palo amarillo, el boldo silvestre y la vira vira.

Llegamos al paso del Indio. Luego de las indicaciones técnicas para ascender por la angosta rendija entre las rocas, subimos sin ningún problema. Rápidamente encontramos el rostro del indio esculpido naturalmente por la erosión producida por el aire y el agua sobre la roca. Nos acomodamos sobre la terraza natural para descansar unos instantes y, como si estuviera todo planeado, no tardaron los buenos mates y los bizcochos.

De este modo, como perdidos en la inmensidad de las sierras de Córdoba, nos olvidamos del correr del tiempo y las preocupaciones. Entre risas y silencios nos dimos cuenta de que habíamos alcanzado nuestro objetivo: conectarnos con la naturaleza sin haber realizado mucho esfuerzo.

Con los anaranjados rayos del atardecer sobre nuestra espalda, emprendimos el regreso. Las rocas de granito rosado, mica y cuarzo fueron quedando atrás pero, antes de abandonar por completo el terreno, nos prometimos regresar siempre que se presentara una oportunidad.
Leer paseo completo...Marcelo Sola / Pablo Etchevers

Datos Útiles

Dificultad: bajo / medio.

Duración: 3 horas

Horario: A combinar con el operador turístico. Las salidas a Los Mogotes son por la mañana o por la tarde.

Para tener en cuenta: Llevar líquido para hidratarse y algún bocadillo para acompañar los mates. Al visitar las sierras, siempre es mejor llevar abrigo.

Ubicación

Contacto

Nahuan Aventura
9 de Julio 509, (5184) , Capilla del Monte, Córdoba
Cel: +54 93548-571222
E-mail


Welcome Argentina - ¿Qué hacer en Capilla del Monte?

© 2003-2017 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723