La Ruta del Vino en Salta

Es desde hace años un atractivo no sólo para degustar sus varietales, sino también para conocer los secretos de la actividad vitivinícola. El circuito incluye pueblos, paisajes y copas, por supuesto.
Hay tríos inseparables. Salta, la belleza de los paisajes y el buen vino son uno de ellos. Por eso, no extraña que la provincia norteña ya tenga, entre sus tantos atractivos turísticos, una Ruta del Vino compuesta por más de veinte bodegas para recorrer con tranquilidad y deleite.

El circuito comienza en la propia capital y recorre Cachi, Molinos, Angastaco, San Carlos y Cafayate, el punto del paseo ubicado más al sur de la provincia y donde se concentra la mayoría de las bodegas. El trayecto incluye, por supuesto, el Valle de Lerma, la quebrada de Escoipe, la Cuesta del Obispo y los Valles Calchaquíes.

De este modo los visitantes pueden conocer los lugares en los que se producen vinos de una calidad reconocida internacionalmente y de un notable sabor.
  • Paisajes y copas

    Paisajes y copas

  • De un notable sabor

    De un notable sabor

  • Se exporta al mundo

    Se exporta al mundo

  • Los secretos de la actividad vitivinícola

    Los secretos de la actividad vitivinícola

  • La degustación del producto terminado

    La degustación del producto terminado

  • Para encantar los sentidos

    Para encantar los sentidos

En Salta se produce el famoso y tradicional torrontés, cuya uva es exclusiva de Cafayate, aunque también se hacen riquísimos Cabernet Sauvignon, Malbec, Syrah y Chardonnay. Cada una de las bodegas que se presenta dentro de la ruta demanda casi una hora para poder recorrerla y conocer los secretos del tratamiento y elaboración de los vinos. De este modo, las visitas permiten reconstruir el proceso que va desde las plantaciones y el ingreso de la uva al establecimiento hasta la molienda y el prensado. En varias bodegas, los turistas pueden incluso ser invitados a aplastar la uva en las cubas bajo la atenta mirada de los trabajadores de la bodega.

Por supuesto que en todos los viñedos también hay tiempo para que los visitantes disfruten del ritual más esperado: la degustación del producto terminado, que en muchos casos se exporta al mundo.


Un poco de historia

La relación entre la producción vitivinícola y la provincia de Salta ya tiene más de tres siglos de existencia. De hecho, fueron las misiones jesuíticas que llegaron a esos lugares las que introdujeron el cultivo de la vid. Ya en el silgo XIX, se sumaron a la tarea unos cuantos aventureros que vieron la posibilidad de aprovechar aquellas tierras, tan magníficamente acompañadas por hermosas montañas de colores, para instalar bodegas.

En las primeras décadas del 1900, en virtud de la experiencia acumulada, los viñeteros comprendieron que, al tratarse de una tierra que se encuentra a más de 1.500 metros de altura sobre el nivel del mar y donde existe una gran amplitud térmica, debían utilizarse cepas más finas para que se consiguieran finalmente vinos de una calidad única en el mundo.

Uno de los tantos atractivos de la Ruta del Vino salteña también es poder adentrarse en bodegas que muestran dónde y cómo se realizaba esta actividad en otras épocas, de una forma completamente artesanal. De hecho, varios de los pueblos que los turistas visitan mantienen una arquitectura colonial, lo cual le otorga al paseo un ingrediente adicional. Como si la inmensa belleza de los paisajes salteños y el increíble sabor de sus vinos no alcanzaran para encantar los sentidos.

Pablo Etchevers / Eduardo Epifanio

Datos Útiles

Para tener en cuenta: Los meses que van desde febrero hasta abril –la época de la vendimia– son los mejores para ver la elaboración de los vinos. Los ingresos a las bodegas son gratuitos, mientras que para alojarse dentro del circuito existen desde las distintas ciudades o pueblos hasta las mismas bodegas, aclimatadas especialmente para recibir a sus visitantes.

Ubicación


Welcome Argentina - ¿Qué hacer en Cafayate?

© 2003-2021 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723