Historia de Zapala



Zapala debe su fundación al final de la controvertida Campaña al Desierto, ya que fue hacia principios del año 1885 cuando comenzaron a instalarse asentamientos productivos en la zona (ganadería y frutas) y de esta forma comenzó a armarse muy lentamente el pueblo. En los años anteriores, el lugar había servido para el resguardo y para el pastoreo de los grupos indígenas autóctonos que frecuentaban la zona con sus animales.

La familia Trannack, propietarios en ese entonces de la estancia Zapala, logró que en el año 1913 el gobierno nacional aprobara una propuesta de loteo. Esa fecha quedó establecida como la fundación oficial de la ciudad de Zapala.

En 1914 llegó el primer tren a la terminal de la línea férrea que se había construido desde Buenos Aires, con lo que el naciente pueblo creció gracias a la actividad comercial incipiente que comenzaba a desarrollarse en la zona. Era la forma de comenzar a poblar la Patagonia, virgen para los hombres de ciudad de aquellos años.

Así, Zapala comenzó a crecer. Proveedora de cueros y lanas para los grandes centros urbanos y apoyada por los bajos costos que posibilitaba el ferrocarril, fue creciendo hasta constituirse en una de las ciudades más importantes de Neuquén, provincia que la cobija.

Hoy, la ciudad ha perdido la fuerza del ferrocarril, pero sigue siendo una parada obligada para quien viaja al sur.

Esquí
Turismo Aventura