Historia de Villa Pehuenia



Mucho antes de que Roca oficializara la presencia de la gente blanca en la región que hoy se conoce como Villa Pehuenia, el comercio entre mapuches y criollos había comenzado a generarse en este territorio.

Fue por aquel entonces cuando don Alejandro Arce, un estanciero de Necochea cuya descendencia puede encontrarse aún hoy en estas zonas, hacía uso del Paso del Arco para vender su ganado en Chile.

Todo el territorio estuvo al mando del cacique Renque Curá, hermano del legendario Calfucurá, hasta 1881, y el comercio entre mapuches y criollos se extendió hasta la posibilidad incluso de trasladar ganado que había sido “maloneado” en las pampas, aprovechando las zonas de El Arco e Icalma como pasos accesibles debido a su poca altura.

A medida que iba pasando el tiempo, las comunidades Puel y Catalán fueron logrando reconocimiento del Estado nacional, que con la firma de convenios les entregó las tierras en las que aún hoy residen. Más adelante, comenzaron a aparecer los primeros asentamientos huincas y fue creada la Escuela Estatal N° 90, que tiene más de setenta años y se emplaza en la zona de la angostura de los lagos Aluminé y Moquehue.

Con respecto a la explotación forestal, el gran impulso vino de la mano (a mediados del siglo pasado) de las empresas Colombo y Álvarez & Durán, que se lanzaron a la aventura del traslado de madera, proeza sin igual en ese momento en el que los caminos actuales aún no existían y los que había eran muy rudimentarios.

Así fue como la industria forestal fue abriéndose camino y perfilando un claro centro de explotación en la provincia de Neuquén: Moquehue. Fue gracias a la importancia que empezó a adquirir la zona que un enviado del Instituto Forestal Nacional diseñó especialmente un sistema para combatir incendios y miradores en toda la zona.

El crecimiento de Villa Pehuenia y sus alrededores estaba entonces en marcha. Fueron muchas las familias que eligieron este lugar para asentarse y pasaron a ser parte de la historia de una ciudad con un futuro próspero por delante. La familia Carraha, por ejemplo, fundó uno de los primeros almacenes de la zona, se asentó en la naciente del río Aluminé; la familia de Paulino Catalán, en Villa Pehuenia y la de Pacián Garro, en Moquehue. Otros almacenes (actividad comercial que nacía y se expandía por ese entonces) se sumaban al de don Carraha, al que hiciéramos referencia recién: la Proveeduría de Colombo, el almacén de Cirilo de Gregorio y el de Edgardo Garro, que luego pasaría a manos de Orlando Almeira.

El 20 de enero de 1989 el gobierno del ingeniero Pedro Salvatori decidió, por el decreto n° 153, crear la Comisión de Fomento de Villa Pehuenia. El señor Raúl de Gregorio se hizo cargo de su presidencia. Esto legitimó un crecimiento que se hacía cada vez más profundo, el de la zona y el de su gente, y permitió incluir a la localidad en los planes de desarrollo provinciales, así como también comenzar a pensar en el turismo, esa otra gran actividad que hoy por hoy es clave aquí. Así fue como poco a poco Villa Pehuenia, esta aldea de montaña con clima familiar, fue adquiriendo su identidad, haciéndose conocida por el amor con el que se cuida el ambiente y el profundo respeto por la cultura mapuche y la riqueza de su historia.

Fuente consultada: Comisión de Fomento de Villa Pehuenia.

Pesca
Esquí