Historia de Río Turbio

Río Turbio debe su existencia a los comienzos de la explotación minera en 1943, ya que ese fue el lugar donde comenzaron las actividades de los Yacimientos Carboníferos Fiscales. Con cinco mantos de cabón, se calcula que tiene una reserva de 450.000.000 de toneladas. Con el comienzo de esta actividad, la zona prosperó y en 1951 se inauguró el tendido férreo de un tren de trocha industrial de 258 kilómetros de longitud, cuyas vías unían Río Turbio con Río Gallegos hasta el puerto de embarque.

Fue la llegada del ferrocarril la que propició un fecundo crecimiento de la región, ayudando al autoabastecimiento de combustibles sólidos y a la industria pesada. Este ferrocarril, que ya se ha convertido en verdadero patrimonio histórico cultural y cuyas características particulares (trocha pequeña, locomotoras a vapor, trenes de 60 vagones) lo hacen un ramal especial, cumplía tareas estrictamente para la empresa (traslado de maquinarias y materiales, transporte de carbón, etc) y solo ocasionalmente transportaba algunos pasajeros.

El clima de esta zona es de frío cordillerano, con nieve en invierno, cuya acumulación puede llegar a ser de 50 centímetros de altura.

A modo de nota de color, agregamos una curiosidad digna de ser destacada: el Día del Minero se celebra los 4 de diciembre de cada año en homenaje a Santa Bárbara, patrona de los mineros. Ese día es el único en el que es permitido el acceso de mujeres al interior de las minas. La prohibición de que lo hagan el resto del año se debe a la creencia de que la entrada de las féminas al centro de la tierra desata las desgracias.

Carnavales
Pesca