Historia de Chascomús

Chascomús, entre el paisaje y la historia.

Chascomús está situada a 110 km. de la Capital Federal, al borde de la laguna más grande del sistemas de Las Encadenadas.
Chascomús fue habitada en épocas prehistóricas por tres especies. Homo Chapadmalensis, Homo Lujanensis y Homo Ensenadensis, tres especies que se caracterizaron por el nomadismo, su carácter de cazadores y el ínfimo grado de evolución en las actividades artesanales.
Con el Homo Lujanensis se produjeron las primeras migraciones y entrecruzamientos que darán origen a las razas indígenas que poblaban el territorio Argentino a la llegada de los españoles.
Los indios que habitaron esta zona fueron conocidos con el nombre de pampas.
Los araucanos avanzaron hasta esta región mucho antes que el hombre blanco llegara y los bautizara. La zona, llena de espejos de agua proveía el sustento y en ella se podía cazar y pescar.
En 1581 Juan de Garay se lanzó en una expedición desde Buenos Aires hacia el sur. Quería ganar más tierras y encontrar la mítica "ciudad de oro".
En su camino, Garay avistó una zona donde abundaban las lagunas de agua salada cerca del río Samborombón, ésta sería la primera noticia de las "encadenadas".
Poco después comienzan a autorizarse las vaquerías (cacería de hacienda cimarrona) siendo los indígenas cada vez más desplazados. En esta época se concedieron las primeras suertes de estancias.
Por muchos años hubo un constante forcejeo entre indios y conquistadores, unos aspiraban a ampliar sus fronteras hacia el sur y los otros hacia el norte; pero es al crearse el Virreinato del Río de la Plata, que el Virrey Ceballos planea una "entrada" a los indios, siendo así como Pedro Nicolás Escribano sugirió trasladar el Fuerte del Zanjón más al sur.
Chascomús tuvo su origen en la fundación del Fortín San Juan Bautista, el 30 de Mayo de 1779.
Fundada como Guardia del Sanjón, fue trasladada desde Magdalena hasta la Laguna Vitel y finalmente refundada por Pedro Escribano en el terreno que ocupa hoy, la plaza Independencia, junto a la Laguna de Chascomús recibiendo el nombre de Fuerte de San Juan Bautista y eligiendo como patronos a San Juan Bautista y a Nuestra Sra. de La Merced.
Hacia 1870 se afincaron 12 familias gallegas para afianzar el incipiente poblado que ya tenía su pulpería atendida por Fermín Rodríguez .
La autoridad máxima era la militar, administrativa y religiosamente dependía del partido y curato de la Magdalena, en tanto que militarmente de Luján.
En 1808 se designa el primer Alcalde de la Hermandad cargo que ocupó Juan Lorenzo Castro, ésta designación implicó la creación del partido y la división de las funciones civiles y militares.
En 1815 se vota para enviar un diputado al Congreso de Tucumán.
En 1816 merced al esfuerzo vecinal se concretó la creación de la primera escuela pública, actual Escuela N° 1.
La Ley de Enfiteusis de 1822, otorgó gran cantidad de tierras por lo que se formó el primer grupo importante de estancieros.
Pero será con el inicio de la Campaña del Desierto que se acentúa el carácter ganadero de la zona. El Bloqueo Francés y el aumento de la represión en la Provincia hacia 1838, sumado a los problemas económicos causados por el pago de los cánones adeudados de los enfiteutas y la imposibilidad de exportar sus productos, lo que llevará a que el descontento de los hacendados desemboque en la Revolución del Sur; que comienzan el 29 de octubre con el sublevamiento de Manuel Rico en Dolores y Mendiola en Chascomús.
Los revolucionarios del sur se reunieron a orillas de la laguna donde se encontraron con las fuerzas de Prudencio Rozas siendo derrotados en la Batalla de los Libres del Sur.
La revolución trajo consecuencias desfavorables a la zona, y Rosas confiscó los bienes de los hacendados.
La Batalla de los Libres del Sur no fue el único hecho bélico de la zona, en 1852 el 22 de enero se produce a orillas del Río Salado en el Rincón de San Gregorio, la Batalla del mismo nombre.
El Juez de Paz era la única autoridad a mediados del siglo XIX, recién en 1854 se creó la Municipalidad, la que estuvo integrada por Salustiano Lezama, Pedro Roca, Miguel Castelli y Herminio Machado.
En 1865 llega el Ferrocarril y la planta urbana es modificada, con la construcción de los primeros edificio públicos.
Chascomús se convierte en las últimas décadas del siglo en una ciudad cosmopolita, paso obligado de las mensajerías. La Plaza de la Estación es el centro de reunión de las carretas, y a su alrededor nacen numerosas fondas y hoteles.
En 1870 aparece el primer Periódico El Pueblo y entre los entretenimientos de la época figuran un reñidero de gallos y un hipódromo.
En 1886 al dictarse la ley orgánica de Municipalidades Ramón Milani se convierte en el Primer Intendente.
A más de 200 años de su fundación Chascomús es un lugar de encuentro entre el paisaje y el pasado histórico.

Pesca
Esquí