Parque Nacional Laguna Blanca

En medio de la estepa patagónica, un parque nacional se ocupa de la protección de cientos de aves acuáticas que buscan refugio, especialmente el cisne de cuello negro.
Pocos kilómetros anduvimos desde Zapala para conocer el Parque Nacional Laguna Blanca y su renombrada reserva natural, de gran importancia biológica. Su espejo de agua se encuentra a 1.270 metros sobre el nivel del mar y muchos senderos de estepa árida alta comunican los distintos sectores.

Después de caminar dentro de un paisaje volcánico, fuimos descubriendo algunas aves en los humedales sin saber, en algunos casos, a qué especie correspondían. Recién cuando nos orientamos y descubrimos la oficina del guardaparque, conocimos algo más de este lugar agreste. El principal encanto son las especies (más de cien) que anidan a lo largo del año en esta reserva.

Sirve de hábitat a varias clases de patos, gallaretas, cauquenes y flamencos. Pero es la presencia de los cisnes de cuello negro la que dio el nombre a la laguna. Tiempo atrás su población era tan grande que con su plumaje blanco y desde lejos formaba una masa nívea sobre el espejo acuático.
  • Cisnes de cuello negro - Foto: Diego Schro

    Cisnes de cuello negro - Foto: Diego Schro

  • En medio de la estepa patagónica - Foto: Diego Schro

    En medio de la estepa patagónica - Foto: Diego Schro

  • Protección de cientos de aves acuáticas - Foto: Paz Barreto

    Protección de cientos de aves acuáticas - Foto: Paz Barreto

  • A 1.270 metros sobre el nivel del mar - Foto: Paz Barreto

    A 1.270 metros sobre el nivel del mar - Foto: Paz Barreto

  • Vegetación áspera - Foto: Paz Barreto

    Vegetación áspera - Foto: Paz Barreto

Las aves visitan el área en distintas épocas del año, con lo cual no siempre se encuentran las mismas. Por eso los amantes de la observación de aves tienen esta laguna como punto de encuentro de sus salidas de campo y saben cuándo anida cada especie.

Anduvimos entre la vegetación áspera acostumbrada a soportar vientos fuertes y falta de agua. Arbustos como el duraznillo, neneo, molle y las matas de coirón componen la vegetación del lugar y allí donde un curso de agua brinda más humedad al ambiente, las aves nidifican y se alimentan.

Otros habitantes

Existe una rana patagónica que no se deja ver pero que vive en esta reserva, aunque es presa de la rapidez de percas y truchas que comen los renacuajos antes de hacerse adultos.

También se encuentran aves predadoras como el aguilucho común, el halcón peregrino. Entre los mamíferos, supimos de la presencia de pumas, zorros, piches, choiques y gatos silvestres. Todos forman la gran familia de la Laguna Blanca, según los dichos del guadaparques, quien no solo nos orientó sino que también nos brindó su experiencia personal.

Otro tema a tener en cuenta es que en esta zona hay pesca pero tiene especificaciones reglamentarias distintas a otras zonas y se hace imprescindible asesorarse en la administración de Parques Nacionales.

La Laguna Blanca es poco visitada por el grueso de los turistas pero bien merece tenerse en cuenta para aprender de la naturaleza y las especies vivas que logran adecuarse al medio inhóspito y hacerlo propio.
Leer paseo completo... Mónica Pons / Parques Nacionales - Prensa

Datos Útiles

Cómo llegar: Se accede desde Zapala por la ruta nacional 22, la nacional 40 y luego la provincial 46, que atraviesa el parque nacional.

Para tener en cuenta: El parque cuenta con una zona de picnic y acampe para disfrutar de esta área natural. La mejor época para visitar la reserva es entre noviembre y marzo, cuando se pueden avistar mayor cantidad de aves. En el área de acampe hay que tener en cuenta la falta de sombra.

Ubicación

Contacto

Parque Nacional Laguna Blanca
Ejército Argentino 217, (8340) , Zapala, Neuquén
Tel: +54 2942-431982
E-mail


Welcome Argentina - Paseos en Zapala

© 2003-2016 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723