welcomeargentina.com

Su viaje por Argentina comienza aquí.

Nombre Paseo

Paseos y excursiones:

Paseo hasta el faro Querandí en cuatriciclo

Pablo EtcheversPablo Etchevers

La idea había quedado pendiente desde hace tiempo. El faro Querandí sería esta vez la meta a alcanzar. Una travesía de arena, mar y bosque donde la adrenalina no conoce límites.

Al faro Querandí en cuatriciclo, Villa Gesell

Bosques con glamour

En las inmediaciones de Villa Gesell, la naturaleza se vuelve la gran protagonista del verano. Sólo hay que alejarse un poco de las zonas céntricas para darse cuenta de que el corazón de la villa mantiene intacto el mismo espiritú que la hizo famosa hace décadas entre los más jóvenes.


En fila india y tomando precauciones con el tránsito, fuimos dejando atrás la civilización. Bosques de pinos, cipreses, acacias y eucaliptos, además de grandes médanos de arena, comenzaban a ganar terreno a medida que nuestros cuatriciclos se adentraban en el camino que recorre las nuevas localidades de Mar de las Pampas, Las Gaviotas y Mar Azul.


A medida que avanzábamos, la velocidad de los cuatriciclos disminuía notablemente, y los ojos comenzaban a mostrarnos pintorescas construcciones que, con estilo patagónico y mediterráneo, se han encargado de mimetizarse sabiamente con la belleza natural del bosque. Coquetos restaurantes, hosterías, centros comerciales y ferias artesanales nos llamaban la atención.

Al faro Querandí en cuatriciclo, Villa Gesell

Mar de las Pampas recibe este nombre por ser uno de los pocos lugares de la costa donde la llanura de la pampa húmeda se encuentra con el mar. Mar Azul ha sido bautizada de este modo debido al intenso color que presenta el océano por esas latitudes y Las Gaviotas es un homenaje a la gran cantidad de estas aves marinas que todos los días del año merodean este balneario.


Pero nuestra meta era el faro. Fue la primera construcción del actual partido de Villa Gesell, data del año 1922 y está ubicado a 30 kilómetros de la villa.

Reserva Natural Municipal Faro Querandí

Luego de casi una hora y media de recorrido, una larga calle de arena nos depositó frente a la inmensidad del mar. Desde allí, subiendo y bajando médanos enormes, seguimos una línea imaginaria que nos llevaría hasta el famoso faro, que hoy y hasta el año 2009 se encuentra protegido por un convenio para la Preservación del Patrimonio Nacional.

Al faro Querandí en cuatriciclo, Villa Gesell

Esta reserva, dentro de la cual se encuentra el faro, posee una superficie de 5.757 hectáreas de duna. Además de en cuatriciclo, se puede acceder a la zona en vehículos de doble tracción, siempre y cuando se transite por las huellas existentes a fin de no poner el peligro la fauna y flora autóctona del lugar.

Por ello, los casi veinte excursionistas que salimos a la aventura en cuatriciclo fuimos informados de esto con anterioridad. A medida que nos acercábamos al faro, la fila india se impuso entre los conductores para no causar daños a este majestuoso ecosistema natural que apenas recibe la visita del hombre.

Ráfagas de arena obligaban a cubrirnos la cara y a usar anteojos de sol, pero incluso el mal tiempo, la arena, el agua y alguna que otra caída le agregan emoción a este tipo de aventuras.

Al faro Querandí en cuatriciclo, Villa Gesell

A lo lejos, comenzaba a divisarse la silueta blanca y negra del faro recién pintado, que posee una altura de 54 metros, 276 escalones en forma de caracol y un alcance lumínico de 18 millas marinas, lo que equivale a casi 20 kilómetros de distancia, aunque dentro del agua parecieran muchos más.

Y fue cuando faltaban apenas unos kilómetros que, casi sin proponérnoslo, todos comenzamos a acelerar nuestras máquinas de distintas cilindradas a tal punto que se desató una carrera interminable para ver quién sería el primero en llegar.

Lentamente fuimos dejando la pasión de lado y volvimos a la racionalidad que nos impone sabiamente la preservación de la naturaleza, que para quien escribe esta nota no es sólo una elección, sino una obligación como ciudadano del mundo.

La llegada al Querandí

Luego de estacionar correctamente los cuatriciclos en la entrada, Hectór Rolando Pelayo, quien tiene a su cargo el cuidado y funcionamiento del faro, nos estaba esperando para contarnos un poco sobre las actividades que realizan todos los días del año y que son fundamentales para los navegantes de la zona, como así también para los pescadores.

Como todos los faros que pueblan el litoral marítimo, el Querandí técnicamente es un punto estratégico de posicionamiento en la costa que nos permite ubicarnos geográficamente cuando estamos mar adentro, y de no ser por su vigencia y permanencia, los accidentes náuticos serían muchísimo más frecuentes.

En la actualidad, el faro es visitado por cientos de turistas durante la temporada estival, lo que significa que en forma permanente es necesario acondicionar y preservar no sólo el correcto funcionamiento de su actividad principal -es decir dar luz- sino también de la infraestructura necesaria para recibir la visita del turismo.

Y es durante el mes de octubre que desde hace un par de años se viene realizando una increíble maratón que logra convocar a los deportistas y corredores más destacados del país en este tipo de eventos con un recorrido que incluye bosques, mar, médanos y playas, que parte desde Mar de las Pampas y llega hasta el faro. Un verdadero orgullo para las autoridades y los responsables del lugar.

Subir a visitarlo fue una sabia elección y, a medida que íbamos ganando altura, observábamos el efecto caracol que toman las escaleras tanto desde arriba como desde tierra firme. Una foto única y preferida por los amantes de las formas, colores y sensaciones, y una postal maravillosa que deja ver la hermosa Villa Gesell y pinta una breve idea de la no tan lejana ciudad de Mar del Plata.

Al faro Querandí en cuatriciclo, Villa Gesell

Durante la vuelta hasta la villa, nuestro amigo el viento soplaba en popa o de cola, por lo que los cuatriciclos rápidamente ganaron velocidad, compitiendo como las crestas de las olas entre sí.

La orilla del mar es sin ninguna duda un lugar ideal para desplazarse a toda velocidad por la tarde, cuando ya no hay bañistas. El sonido de las olas y la inmensidad del horizonte nos hicieron olvidar que, en lo alto, siempre existe un faro que nos vigila y que vale la pena conocer.

Los precios y tarifas deben consultarse con los prestadores de cada servicio.
Welcome Argentina no brinda este tipo de información.
Welcome Argentina - Paseos en Villa Gesell
© 2003-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723

Promociones en
Villa Gesell

  • PromoDESCANSA EN GESELL
    Para disfrutar de tu descanso ideal reserva tu estadía en Hostería Posta Carretas.
  • PromoHotel Fontanet (childfree)
    Desde $211.- por noche, por persona.Consulte Útimas noches disponibles!!!!
  • Ver Promociones »

Ubicación

Datos Útiles

Horario

A convenir con los prestadores.

Para tener en cuenta

Hay que llevar indumentaria cómoda pero, aunque el paseo se realice en verano, siempre es conveniente llevar un rompeviento, una campera o simplemente un buzo polar. También es indispensable usar anteojos de sol y gorros.

Contacto

Cuatriciclos del Sol

Av. 3 y Paseo 149
(7165)
Villa Gesell
Buenos Aires
Tel: +54 2255-454449


Email

Honda Blanca

Av. 3 y Paseo 149
(7165)
Villa Gesell
Buenos Aires
Tel: +54 2255-476383


Email

Moto x Fox

Av. Buenos Aires y Alameda 213
(7165)
Villa Gesell
Buenos Aires
Tel: +54 2255-454646


Email

Suzuki en Gesell

Av. 3 y Paseo 150
(7165)
Villa Gesell
Buenos Aires
Tel: +54 2255-473000


Email

Triwillie

Av. 3 y Paseo 149
(7165)
Villa Gesell
Buenos Aires
Tel: +54 2255-475399


Email

Muelle del Club de Pescadores

Calle 129 y Playa
(7165)
Villa Gesell
Buenos Aires
Tel: +54 2255-463750


Compartir en Twitter Siga Welcome Argentina en Twitter
Compartir en facebook Welcome Argentina en facebook: Me gusta
Suscríbase a nuestro canal de YouTube Videos de Welcome Argentina en YouTube
Síganos en Google+