Un lugar tradicional en la noche salteña

La Casona del Molino es el rincón salteño donde se encuentran los amigos, las guitarras y los bombos para disfrutar de una verdadera peña, expresión de nuestras costumbres.
La puerta de Luis Burela 1 está cerrada, pero se escucha algo del bullicio interior. Ni bien la abrimos, el espíritu de la casa nos envuelve.

Es temprano y hay algunas mesas ocupadas aquí y allá. Las fotografías, especialmente de poetas salteños como Manuel Castilla, los cuadros colgados en las paredes, la barra de madera, en cada ambiente se respira la peña salteña, encuentros poblados de guitarras y folclore hasta el amanecer.

Nos reciben Maximiliano “Amarillo” Witte, al frente de la casa hace 2 años y medio, y Sebastián, más conocido como el Flaco. Nos confiesan que la noche anterior se quedaron guitarreando Juan Falú y Gerardo Núñez hasta entrada la madrugada. Ese es el espíritu de La Casona.

Fue construida a fines del año 1671 por un tal José Antonio Giménez Arias. Por ese entonces, había un almacén de ramos generales, donde funcionaba el molino. Por el año 1762 pasó a ser mercado artesanal, curtiembre y venta de chicha y especies, más conocidas como "chicherías".
  • Donde se encuentran los amigos

    Donde se encuentran los amigos

  • Un lugar histórico

    Un lugar histórico

  • Manjares salteños

    Manjares salteños

  • Construida a fines del año 1671

    Construida a fines del año 1671

Afines del siglo XVIII, un italiano llamado Enrico Mosca arrendó los molinos y parte de las tierras. Al vislumbrar la prosperidad del negocio llamó a sus hermanos, entre ellos Domingo, quien habitó La Casona y la hizo funcionar principalmente como posta de carruajes.

En las luchas por la independencia fue escenario de la victoria de Zapala, militar de Güemes, y sirvió de abastecimiento para las tropas patrióticas.
Mientras escuchábamos la historia y saboreábamos unas suculentas empanadas de charqui, se empezaron a sentir los primeros acordes y la casa revivió, como cada noche, su tradicional magia.

Avelino

Pronto, a las guitarras se les sumaron un bombo y un cajón peruano. El cancionero circulaba por las mesas con las entrañables canciones del folclore argentino que todos entonábamos sin importar la afinación. Son las letras que ha ido recopilando con cuidado en un cuaderno Avelino.

Avelino es un “gringo” que adoptó esta tierra y su cultura con el alma. En 1996, después de un breve paso por Atacama, llegó al norte argentino. En ese momento, no pensaba dejar su mochila hasta que una noche pasó por La Casona. Después de un viaje familiar a su Inglaterra natal, se despidió de su pub y embarcó sus libros y su piano, decidido a radicarse en Salta.

Enamorado del folclore, apasionado de la chacarera y el tango, fue quedándose poco a poco en la casona. Hoy vive en una pieza del solar y ya no toca el piano porque la burocracia y la aduana le hicieron perder el contenedor con sus tesoros y “el que hay en la casona es leña", sentencia.

Uno lo va encontrar yendo de mesa en mesa, saludando a los amigos, siempre con su sombrero puesto y fumando cigarrillos negros, pidiendo que en la peña se toque su canción favorita: La Viuda de Manuel Castilla y Cuchi Leguizamón.

Acompañadas por Avelino y otros salteños, disfrutamos de una auténtica peña hecha a pura improvisación. Nos fuimos cerca de las 3 de la mañana, con la sensación de haber compartido una fiesta folclórica con amigos.
Leer paseo completo... Karina Jozami / Gentileza Casona del Molino

Datos Útiles

Para tener en cuenta: No deje de probar la milanesa de quesillo con limón y, de postre, quesillo con dulce de cayote, higo y nueces.

Ubicación

Contacto

La Casona del Molino
Luis Bulera 1, (4400) , Salta, Salta
Tel: +54 387-4342835
E-mail


Welcome Argentina - Paseos en Salta

© 2003-2016 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723