welcomeargentina.com

Su viaje por Argentina comienza aquí.

Nombre Paseo

Paseos y excursiones:

Ponchos al sol

Mónica PonsEduardo Epifanio

Tejedores al frente de enormes telares nos reciben en los patios de sus casas. Sus hábiles manos dibujan guardas de excelentes diseños y combinación de tonos mientras la vida familiar se desarrolla a su lado.

Tejedores de ponchos en Cafayate

Luego de muchos kilómetros de tierra, en un sitio impensado, apareció ante nuestros ojos un pequeño grupo de casas de ladrillos de adobe que repetía el color de la tierra de la zona. Perdido en la montaña, todo era polvo y silencio.

Iniciamos este recorrido en Cafayate y nuestro destino era el camino de los artesanos, o El Colte, en Seclantás. Un viejo cartel verde nos confirmó que habíamos llegado y decidimos consultar con un parroquiano. Gracias a su índice dirigido hacia una calle de tierra, encontramos algunos artesanos en casas de patios amplios y chicos jugando en el barro.

Llamamos con un golpe de manos en la casa de la familia Benavides. En el fondo del patio, debajo de un techito hecho con cañas, percibimos la presencia de una tejedora. Pedimos permiso para ver cómo era el trabajo en telar y nos condujeron hasta ella. La señora había preparado la urdimbre del telar y comenzaba el paso de los hilos en sentido contrario para formar la trama.

Tejedores de ponchos en Cafayate

Manos a la obra

Sentada detrás del largo telar de madera montado directamente en el piso de tierra, manejaba una tablita de madera situada en la parte superior. La hacía subir y bajar manualmente para separar las hebras y pasar la lanzadera con la lana. Después, apretaba el tejido con otra madera del ancho del telar para que quedara firme.

Preguntamos sobre el origen de la lana, a lo que contestó que compran lana de oveja o llama y luego la hilan, tiñen y tejen en el telar. No tenían animales. El teñido se realiza en caliente con tintes naturales y utilizan limón como mordiente para que el color se adhiera y no destiña. Las prendas se terminan con un planchado hecho con plancha a carbón.

Tejedores de ponchos en Cafayate

Nos invitaron a ver ponchos, mantas y frazadas ya confeccionados y quedamos impresionados por la calidad de las prendas. Lo que más se vende es el poncho. El valor de cada prenda depende de los dibujos de las guardas, el tamaño y la dificultad del tejido. Después de agradecer la bienvenida, nos despedimos de ellos y seguimos nuestro camino.

Continuamos por esa calle y encontramos un tejedor haciendo su trabajo a la vista. Estaba preparando la urdimbre, o sea colocando hilos a lo largo del telar de madera en forma paralela para luego disponer los otros hilos en sentido contrario.

Familia telera

Se presentó como Arnaldo Guzmán. En una mesa larguísima en medio del patio, tenía en exposición todos los trabajos listos. Mantas, varios ponchos con distintas guardas y colores, caminos de mesa, todo está allí a merced del sol y la naturaleza. Rara vez llueve por estos lares y es por eso que el patio es el lugar habitual de la familia.

Tejen a partir de lana de oveja hilada. El color amarronado lo da el teñido hecho con cáscara de nuez. También tejen lana de llama, que es más suave al tacto, más delicada. En una cuerda colgaban varios manojos de lana que habían sido teñidos y debían esperar a que el sol los secara totalmente antes de ser usados.

Tejedores de ponchos en Cafayate

Allí vimos los ponchos tradicionalmente salteños con su corbata tipo moño de color negro en la abertura del cuello. Pero no eran los únicos. Se van agregando nuevos diseños en la medida en que sus compradores lo solicitan.

Arnaldo nos dice que, “mientras yo tejo en el telar, mi señora prepara los hilos, los tiñe, seca y peina. Las terminaciones, como los flecos en caso que la prenda los lleve, y el planchado final también están a su cargo. Hasta mis hijos más pequeños ayudan ovillando la lana y ordenando las piezas ya terminadas. Todos tienen una tarea asignada”.

Tejedores de ponchos en Cafayate

Heredando secretos

Arnaldo aprendió siendo chico de su papá los secretos del tejido con telar y este a su vez del suyo. Por eso Arnaldo y su señora, con sus 30 años de edad, quieren que sus hijos comiencen desde la niñez. La hijita de 5 años ovilla; Malen, con sus 9 años, tiene su propio telar en miniatura: teje cinturones y piezas chicas pero con las mismas guardas que hace su papá.

Cuando ya estábamos por irnos y a manera de despedida, Arnaldo preguntó cuál era nuestro lugar de residencia: San Martín de los Andes, en la provincia de Neuquén, fue la respuesta. Sorprendido, Arnaldo nos mostró un excelente poncho que había tejido por encargo de un señor de nuestra ciudad. Chico es el país y qué bueno esto de intercambiar artesanías y culturas de una punta a otra del mapa.

Tierra con historia de incas, españoles y nativos calchaquíes, Seclantás tuvo un rol importante como punto de reunión de patriotas aliados al Gral. Belgrano cuando lo vencieron en Vilcapugio y Ayohuma.

La cercanía de Seclantás con el rio Calchaquí le permite tener una economía rica en plantaciones de vid, alfalfa, maíz, etc. Pequeñas bodegas familiares producen los exquisitos vinos patero y mistela. Su centro es sencillo pero muy bien organizado. Casas de adobe, con amplias galerías, techos de caña y la posibilidad de realizar excursiones para la pesca del pejerrey o simplemente para hacer caminatas al atardecer.

Tejedores de ponchos en Cafayate
Welcome Argentina - Paseos en Cafayate
© 2003-2014 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 675246 Ley 11723

Promociones en
Cafayate

  • PromoVisite Cafayate, y aproveche estas promociones:
    3 x 2 (3 noches al precio de 2) ó 10% de descuento
  • PromoPromoción especial de un 10%, 20% y 25% OFF
    Para los meses de Agosto y Setiembre en Killa Cafayate Hotel Boutique.
  • Ver Promociones »

Ubicación

Características

Tipo de tour

Contemplativo

Datos Útiles

Cómo llegar

Desde la ciudad de Salta, por Cachi, rutas provinciales 68 y 33 y luego la nacional 40 (por El Colte). Total: 186 kilómetros.
Desde Cafayate, ruta nacional 40. Total: 133 kilómetros.

Para tener en cuenta

Seclantás es la cuna del poncho salteño. Se destacan aquel colorado y negro que utilizaran el Gral. Martín de Güemes y sus gauchos. Llama la atención que todos los tejedores trabajan al aire libre, en los patios de tierra de sus casas.


Compartir en Twitter Siga Welcome Argentina en Twitter
Compartir en facebook Welcome Argentina en facebook: Me gusta
Suscríbase a nuestro canal de YouTube Videos de Welcome Argentina en YouTube
Síganos en Google+